UNIVERSIDAD INTERNACIONAL DE ANDALUCÍA

Diseño para una segunda vida

  • El-Recetario.net promovido por diseñadores industriales y arquitectos de Barcelona y Valencia plantean una plataforma con vocación de red social para que cualquier usuario pueda conocer paso a paso cómo reconvertir en muebles y accesorios residuos y materiales de descarte · Necesitan un capital mínimo de 4.500 euros. El óptimo asciende a 8.000 euros.

Mobiliario y accesorios elaborados con palés por los colabores del colectivo Makea.

Un grupo de diseñadores industriales de Barcelona y Valencia iniciaron en 2008 un proyecto denominado Makea especializado en la creación de mobiliario y accesorios a partir de residuos y materiales descartados: viejos palés renacían como tumbonas de terraza, antiguos secadores de pelo como lámparas y un teléfono de los años 50 junto a piezas en desuso de bicicletas se transmutaba en percha. 

Makea no solo pretendía ofrecer una alternativa de reutilización y diseño abierto, sino crear un movimiento que comparta el código fuente, o sea los procesos de onstrucción, las técnicas y el conocimiento que gira en torno a cada creación. Este, dicen, es su “patrimonio inmaterial”.

Con la colaboración de toda la comunidad que ha cristalizado en torno a esta iniciativa han reunido 450recetasproporcionadas por 680 miembros que explican cada paso que hay que dar, cada herramienta que se necesita y cómo llevar a cabo cada transformación

El grupo compuesto en la actualidad por los diseñadores industriales y arquitectos Francesco Intrieri, Alberto Flores, Mireia Juan, Ana Pérez, Luis García y Ariadna Rubio aspira a dar un paso más y dar rienda suelta a El-Recetario.net, el repositorio online en el que están reunidas las instrucciones para construir cada uno de los artículos. Esta es la iniciativa que han presentado al programa UNIA capital Riego y que ahora lucha por recabar fondos a través de micromecenazgo en la plataforma Goteo.

Mireia Juan afirma que aspiran a conseguir un mínimo de 4.500 euros, aunque con el objetivo de alcanzar los 8.000 que son el capital óptimo para mejorar la visibilidad de los contenidos del recetario, reorganizarlo, introducir criterios de evaluación de calidad y facilitar la interacción con los usuarios. También pretenden que la plataforma genere un modelo económico sostenible y opere como una red social que favorezca la cooperación entre diseñadores, productores y ciudadanía, sin dejar atrás el papel que tiene como herramienta de aprendizaje y de referencia en el ámbito del diseño abierto y la reutilización. Finalmente, quieren que la web sea multilingüe para que no se circunscriba únicamente a la comunidad hispanohablante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios