España es el país europeo con más abandono en bachillerato

  • El 25% de los alumnos tira la toalla sin concluir los estudios · La cifra dobla la media de la Unión Europea · En la última década sólo se han recortado seis puntos las tasas de abandono temprano y ha sido coincidiendo con la crisis

Cerca del 25% de los estudiantes españoles abandonan los estudios sin concluir la segunda etapa de la educación secundaria. Esta no sólo es la cifra la más alta de toda la Unión Europea, sino que dobla la media europea (12,7%) y está a años luz de las tasas que se registran en la mayoría de los países vecinos. Más inquietante aún es comprobar cómo a lo largo de toda una década únicamente se ha recortado en seis puntos la huida de las aulas y esa caída se ha localizado en el último lustro, justo cuando se desplomaba el mercado laboral. El último anuario estadístico del Ministerio de Educación, correspondiente al curso 2011/2012, recoge los datos de Eurostat que reflejan cómo hasta Malta y Chipre que tenían en 2002 los peores datos de la zona están ahora muy por delante de España.

El abandono de los libros en bachillerato alcanzaba en 2002 al 30,7% de los alumnos. Esta tasa incluso creció a lo largo de los cinco años siguientes hasta el 31% en 2007. Fue coincidiendo con el inicio de la crisis y, fundamentalmente, con el desplome de la construcción que tantos estudiantes había arrancado de las aulas cuando las cifras comenzaron a bajar hasta situarse cinco años después en el 24,9%. Ese retroceso fue, de hecho, el primero significativo que se ha registrado desde los años 90.

El abandono escolar temprano es uno de los problemas más graves del sistema educativo español. Aunque es cierto que en esta carrera España partió con con mucha desventaja. En 1977 el 70% de los estudiantes abandonaba antes de tiempo. Es decir, hace menos de 40 años lo habitual era dejar los estudios muy pronto. Esa tasa se redujo hasta el 30% en los años 90 y ha permanecido estancada hasta 2007.

Los países del Este de Europa, aquellos que se situaban detrás del Telón de Acero hasta la caída del Muro de Berlín, son los que presentan mejores datos. El abandono escolar más bajo de toda la UE lo presenta Croacia (4,2%), seguida de Eslovenia (4,4%), República Eslovaca (5,3%) y la República Checa (5,5%).

El país que más se acerca a la posición de España es Malta (22,6%), no obstante, hay que resaltar que la isla mediterránea partía de una posición muy complicada. En 2002 no concluían la educación secundaria más de la mitad de sus adolescentes (53,2%), frente al 22,6% que lo dejan ahora. El tercer puesto dentro de la UE en esta clasificación lo ocupa Portugal con una tasa de abandono del 17,4%. Su caso es similar al de Malta. En 2002 huían de los institutos el 45% de sus estudiantes, cifra que ha caído a más de la mitad hasta que dar en un 20,8%.

¿Por qué los datos son tan malos? Las respuestas son tantas como interlocutores. Un informe de la Fundación de Estudios de economía Aplicada (vinculada a entidades financieras españolas) relaciona el abandono con la implantación de la Logse, la ampliación de los estudios obligatorios hasta los 16 años y la eliminación de la antigua formación profesional de primer grado (de 14 a 16 años). Incluso se ha constatado que los estudiantes nacidos en el último trimestre del año tienen más probabilidad de dejar los estudios antes o la relación que existe entre el nivel formativo de los padres y el éxito académico de los hijos, además, claro está de la inversión pública en educación. Los datos de la oficina estadística europea muestran cómo entre 28 países de la UE, más Islandia,Noruega, Suiza, Turquía, Estados Unidos y Japón España es el décimo tercer país que menos invierte, con una media de 6.865 euros por alumno. Estos datos, no obstante, corresponden a 2010, o sea antes de que se aplicaran los recortes en la educación pública.

El abandono escolar temprano es uno de los asuntos que preocupan a la Comisión Europea porque esos jóvenes “corren más riesgo de caer en el paro, la pobreza y la exclusión social” y suelen tener trabajos más precarios y peor remunerados. Para las autoridades de Bruselas, aunque las causas son diferentes en cada país, en general aprecia que los niños que dejan las aulas antes de concluir la educación secundaria proceden de entorno socialmente desfavorecidos y con un nivel educativo bajo, además de apreciar otros factores como los trastornos en el aprendizaje y subrayar que este es un fenómeno que afecta más a los varones.

La estrategia Europa 2020 establecida por la Unión Europea contempla reducir el abandono escolar por debajo del 10% y aumentar hasta el 40% la tasa de titulados universitarios, junto a otros objetivos como destinar el 3% del PIB en investigación y desarrollo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios