El Estrecho "vende" en Europa

  • El grupo de Oceanografía Física de la Universidad de Cádiz determina las condiciones ambientales para un grupo industrial que prueba nuevos sensores para equipos de energía marina

Seis empresas, con el apoyo de cinco grupos de investigación, están embarcadas en un proyecto para desarrollar a través de sensores sistemas de monitorización muy potentes para controlar el estado de los dispositivos que se instalan en el fondo del mar para generar energía a través de las corrientes marinas.

Expertos del grupo de Oceanografía Física de la Universidad de Cádiz forman parte de este consorcio con la misión, primero, de caracterizar la zona de El Estrecho en la que se van a realizar los ensayos, es decir determinar las condiciones marítimas y ambientales. El equipo, según explica el investigador Miguel Bruno Mejías, también se ocupará de elegir el emplazamiento en el que se fondearán los equipos y analizar su comportamiento durante las pruebas que se realicen.

En consorcio, coordinado por la spin-off de la Universidad de Cambridge Innotec, ha acudido al grupo de Oceanografía de la Universidad de Cádiz por dos motivos: es experto en la caracterización de corrientes marinas y condiciones ambientales y, además, tiene la ventaja añadida de estar en El Estrecho.

El grupo de Oceanografía Física pretende obtener ventaja de su posición geoestratégica porque “ser bueno no es suficiente” para lograr proyectos europeos “y la realidad es que ahora hay que mirar fuera para buscar financiación”. El interés internacional del Estrecho en investigaciones como las relacionadas con el cambio climático es un punto a favor que la Universidad de Cádiz pretende reforzar con iniciativas como la creación de un Observatorio Ambiental, cuyo principal objetivo es crear una gran base de datos de observaciones e indicadores de utilidad para predecir posibles impactos del cambio global en los ecosistemas marinos, la identificación de sectores socio económicos afectados por estos cambios y la mejora de los sistemas de oceanografía operacional y de protección medioambiental en la región del Golfo de Cádiz, Estrecho de Gibraltar y Mar de Alborán. “Hay que atraer la atención y atraer fondos “, concluye Miguel Bruno Mejías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios