El Gobierno advierte a los rectores que no prorrogará la Selectividad

  • La Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) había reclamado que se retrasara la prueba final de evaluación de bachillerato pero el Ministerio de Educación responde que el calendario de aplicación de la Lomce no se modifica.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte no va a ceder ante la petición de los rectores de prorrogar las actuales pruebas de acceso a la universidad (PAU) para que sigan realizándose en el curso 2016-2017, en lugar de la evaluación final de bachillerato que establece la Lomce, y sostiene que el calendario va a seguir tal y como está establecido en la ley. Fuentes del departamento que dirige Íñigo Méndez de Vigo han indicado, en respuesta a la solicitud de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE) de aplazar un curso más el nuevo acceso a la universidad ante la falta de desarrollo normativo de la evaluación final, que esa demora implicaría "incertidumbre" en cientos de miles de estudiantes, especialmente en los que ahora cursan primero de bachillerato, que en junio de 2017 estarán en condiciones de hacer estos exámenes.

"Hay tiempo más que suficiente, ya que la prueba no se va a celebrar este año, sino que será el año que viene, luego queda más de un año para su realización", sostienen desde el ministerio, que añaden la nueva prueba estará diseñada para dar "todas las facilidades a los alumnos", tendrá una estructura "similar" a la actual Selectividad y la única diferencia "importante" es que será una prueba única en todo el Estado.

El secretario general de Universidades, Jorge Sáinz, ha afirmado que durante los últimos meses el Ministerio de Educación ha tratado con la CRUE, en "varias reuniones", cuestiones técnicas de la evaluación final de bachillerato de la Lomce que "han sido bien acogidas por los rectores", quedando claro que "no hay ninguna indefinición jurídica".

Según ha explicado, la propuesta del ministerio se concreta en que la evaluación final de Bachillerato sea "similar" a la existente "con la misma estructura y configuración", y en la que las universidades y profesores de Bachillerato "tengan participación". El objetivo para Sáinz es que los estudiantes "no se vean afectados por los cambios" porque "será como la actual".

La Conferencia de Rectores de Universidades de España (CRUE), integrada por 50 universidades públicas y 26 privadas, ha alertado de que los nuevos procedimientos de admisión a las enseñanzas universitarias, su contenido, reglas de funcionamiento, criterios de realización y fechas, entre otros aspectos, no están definidos aún.  Por ello, ha solicitado al Ministerio de Educación que, con carácter excepcional, aplique una moratoria de un curso en lo relativo al acceso y admisión a la universidad recogido en la Lomce, ya que la indefinición de la evaluación final de bachillerato "conlleva la imposibilidad de cumplir el mandato legal de que las universidades aprueben los criterios de admisión basados en el nuevo modelo antes de la finalización del presente curso 2015-2016".  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios