MEMORIA HISTÓRICA

Granada rescata del olvido a Jesús Yoldi

  • Catedrático de Química y alcalde de la ciudad, fue fusilado por los golpistas en octubre de 1936, tras ser detenido en Capileira por un grupo de falangistas, apoyados por miembros de la Guardia Civil · Es la figura menos conocida de los universitarios granadinos que junto al rector Salvador Vila murieron a manos de los sublevados.

La Universidad de Granada y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han recuperado la figura de Jesús Yoldi Bereau (1894-1936), catedrático de Química de la Facultad de Ciencias y alcalde de la ciudad en 1932, fusilado el 23 de octubre de 1936 por los militares sublevados contra la República.

Los investigadores universitarios Pedro Luis Mateo Alarcón, Miguel Gómez Oliver y Roque Hidalgo Álvarez, junto a Lidia Mateo Leivas, del CSIC, recuerdan en un extenso artículo publicado en el número 110 de Anales de Química, publicación de la Real Sociedad Española de Química, el “ejemplo de compromiso político y social” que fue Jesús Yoldi “en aquellos años en los que se truncó la llamada Edad de Plata de la ciencia española”.

Socio fundador y vocal de la sección local de la Sociedad Española de Física y Química y miembro de la Junta de Gobierno de la Universidad de Granada, los investigadores hacen recuento de su trayectoria y de su olvido. Nacido en 1894 en Navarra y licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad de Zaragoza el 25 de septiembre de 1915 con sobresaliente y premio extraordinario de carrera, fue profesor en las universidades de Zaragoza y Sevilla, antes de llegar a la de Granada.

A través de la búsqueda en archivos los autores han reconstruido sus pasos y su carrera. Fue uno de los seis profesores de la Universidad de Granada detenidos y fusilados sin previo aviso en 1936, tras el intento de Golpe de Estado del 18 de julio que daría lugar a la Guerra Civil Española. “El profesor Yoldi es el más desconocido entre todos ellos, al no existir artículo o libro alguno dedicado monográficamente a su memoria. De hecho, en el Archivo Histórico de la Universidad de Granada se conserva muy poca información (incluso la carpeta de su expediente académico está vacía) y prácticamente nada en el Ayuntamiento de Granada del que fue alcalde. Ni siquiera una imagen gráfica de su persona. Tampoco suponen un aporte relevante los datos encontrados en los escasos textos o artículos que indirectamente mencionan su figura. Debido a esta ausencia, queremos dejar constancia de que muchos de los documentos y las fotografías con las que hemos podido trabajar han sido amablemente ofrecidos por su hijo, don Antonio Luis Yoldi Pérez, durante las conversaciones mantenidas con él”, señalan los autores.

Entre los documentos que los investigadores aportan en este artículo figura una foto realizada en el Jardín Botánico de la Universidad de Granada y publicada el 1 de marzo de 1928 por la revista “Reflejos” de Granada, en la que aparecen Pieter Zeeman, premio Nobel de Física en 1902, y su esposa, junto a los profesores Gonzalo Gallas, Jesús Yoldi y Juan Antonio Tercedor, por aquel entonces decano de Ciencias. “A pesar de que no haya quedado constancia en el Boletín de la Universidad de Granada ni en los Anales de la Sociedad Española de Física y Química, todo indica que el profesor Zeeman y su esposa realizaron una visita privada a Granada, probablemente antes de asistir en Madrid a los actos de celebración del XXV Aniversario de la Fundación de la SEFQ en abril de ese año, visitando la Facultad de Ciencias, que entonces se encontraba contigua al Jardín Botánico”. Igualmente, dan cuenta de que Marie Curie, premio Nobel de Física y premio Nobel de Química, visitó Granada en 1931, aunque tristemente no queda constancia de este hecho ni en el Boletín de la Universidad de Granada ni en los Anales de la SEFQ.

Los profesores que han firmado este artículo recogen distintos pasajes de la vida de Jesús Yoldi, muy activa no solo en el plano académico, sino también en los ámbitos político, social y cultural. Y hacen hincapié en su compromiso político de izquierdas y en su implicación en la sociedad y la universidad a la que pertenecía.

“En julio de 1936 Jesús Yoldi fue detenido por falangistas y miembros de la Guardia Civil que apoyaban a los militares golpistas cuando se encontraba de vacaciones en Capileira, el pueblo natal de su esposa. Tras el arresto, es conducido a la calle Duquesa, donde los golpistas tenían su “Gobierno Civil”, y desde allí pasa a la cárcel para ser llevado luego a Víznar. Jesús Yoldi fue obligado, junto con Joaquín García Labella, catedrático de Derecho Administrativo que también sería posteriormente fusilado, a cavar la fosas y a enterrar en el barranco de Víznar a los que habían sido sus amigos y compañeros leales al Gobierno de la Segunda República Española, primeras víctimas de la represión.

Según algunos testimonios recogidos por el investigador Agustín Penón en 1955, el grupo en el que estaba Jesús Yoldi enterró a Federico García Lorca cuando éste fue fusilado en agosto del 1936. Se cerraba así un trágico círculo en el que el poeta y el químico se encontraban por última vez. Dos meses después, el 23 de octubre de 1936, Jesús Yoldi Bereau fue fusilado, sin juicio previo alguno, contra las tapias del cementerio granadino, precisamente el mismo día en el que también fue fusilado Salvador Vila, rector de la Universidad de Granada hasta su destitución el 18 de julio de 1936.

El cuerpo de Jesús Yoldi fue enterrado en el cementerio de Granada, aunque desde 1970 descansa, junto al de su esposa y el de su hijo Victoriano, en el cementerio de Capileira en la Alpujarra granadina.

Durante toda su vida tanto política como universitaria Yoldi dio muestras de firme compromiso social y político y de espíritu crítico: “Yoldi fue uno de los ocho claustrales que, en la sesión de claustro de 7 de abril de 1936, votó la propuesta de moción de censura contra el rector Antonio Marín Ocete y la Junta de Gobierno, debido al cierre de la universidad y a las medidas represivas que se tomaron por parte de las autoridades académicas en relación con los continuos conflictos estudiantiles. Cinco de los claustrales que votaron dicha propuesta, incluyendo al propio Jesús Yoldi, serían luego fusilados y, de hecho, aparecen con una cruz en el acta de dicha Sesión.

El 28 de noviembre de 1936 el nuevo rector de la Universidad de Granada, Antonio Marín Ocete, el mismo contra quien Yoldi había votado una moción de censura, “comunica a la Junta Técnica que (Jesús Yoldi Bereau) no se presentó a su destino a efecto D, 93 (original exp. 331 A) nº 339”, recoge el artículo. “Lo que la macabra poética del expediente no dice, sin embargo, es que su destino, como el de tantos otros, le fue también brutalmente arrebatado por la barbarie y la complicidad de los firmantes de tales expedientes”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios