INVESTIGAR EN ALMERÍA

Inmigrantes de Granada llevaron al Poniente los cultivos bajo plástico

  • Un estudio demográfico del grupo Paralelo 37 pone de relieve que más de la mitad de los primeros colonizadores que se asentaron entre los años 60 y 80 en El Ejido, La Mojonera, Vícar y Roquetas eran jóvenes y familias con un cierto grado de instrucción.

Almería es la huerta de Europa, pero siempre ha sido una incógnita quién inició esta revolución agraria que comenzó con la colocación de las hortalizas bajo plástico. El grupo de investigación Paralelo 37º Estudios Sociodemográficos y Territoriales, de la Universidad de Almería, ha presentado los resultados de un informe que analiza la colonización e inmigración del Poniente almeriense entre los años 60 y 80, es decir, durante los 20 años en los que se asentaron los denominados primeros inmigrantes de la comarca, constituida por los municipios de El Ejido, La Mojonera, Vícar y Roquetas. 

Fernando Fernández Gutiérrez, catedrático de la Universidad de Almería y responsable del grupo Paralelo 37º destaca entre las principales conclusiones que las técnicas de cultivo del Poniente almeriense procedían de la zona del sur de Granada, en contra de la creencia generalizada de que eran originarios de otros puntos del país. El equiopo ha constatado que la población del Poniente ha pasado de los 70.000 habitantes que tenía a finales de los años 80, a 210.000 en la actualidad. El estudio precisa que el 47,5% de la población entre 1965 y 1985 era inmigrante y procedía mayoritariamente (96,7%) de comarcas limítrofes de Almería y Granada.

El equipo también ha tenido en cuenta el sexo de los colonizadores. Han observado que la población inmigrante masculina era muy similar a la femenina, siendo este un hecho diferenciador comparado con otras migraciones que se han producido a lo largo de la historia. En la mayoría de las ocasiones son los hombres los primeros que emprenden la ruta de la migración en el seno de la familia.

En relación con la estructura por edades, el 36% de la población de esta comarca en el periodo objeto de análisis tenía menos de 20 años, porcentaje que se situaba 2,5 puntos por encima de la media provicnial y andaluza. Otro 55,6% tenía entre 20 y 64 años. También la mayoría estaban casados (53,1%), porcentaje que supera en un 7,5% la media regional de aquel momento.

Por último, Fernando Fernández, aporta otro significativo: el nivel de cualificación profesional y de estudios era superior al de otras zonas donde se habían producido fenómenos migratorios. En general, la población inmigrante del Poniente almeriense tenía unos niveles básicos de instrucción y de estudios “significativamente algo más elevados que sus homónimos de otras comarcas vecinas, que no emigraron”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios