Micromecenazgo

El Laboratorio de Genética necesita 10.000 euros para identificar a niños de la calle

  • La Universidad de Granada lanza una ronda de 'crowdfunding' con el objetivo de reunir un capital mínimo para ampliar la labor del programa DNA-ProKids · El proyecto creado por el profesor José Antonio Lorente ha recibido 10.000 casos desde 2006 y ha identificado y salvado de la calle a un millar de menores.

José Antonio Lorente, director del Laboratorio de Identificación Genética de la Universidad de Granada en una imagen utilizada en la campaña de micromecenazgo en la plataforma Goteo.org

La Universidad de Granada ha iniciado una campaña de micromecenazgo para para el proyecto DNA-Prokids del Laboratorio de Identificación Genética que dirige José Antonio Lorente para luchar contra la trata de menores. Gracias a esta iniciativa durante los últimos 10 años han podido ser plenamente identificados y reunidos con sus familias o puestos bajo la tutela de instituciones mil niños y niñas en 16 países de América y Asia.

La campaña de crowdfunding se realiza a través de la plataforma Goteo tiene como objetivo ideal conseguir 10.000 euros o, al menos, un mínimo de 5.000 con los que financiar la compra de dos o cuatro equipos de análisis genético STRs autosómicos y de cromosoma Y. Se trata del material imprescindible para atender las peticiones de colaboración formuladas tanto por estados y entidades como Cruz Roja, Acnur o la Organización Internacional para las Migraciones.

Si recibe esta financiación, el laboratorio pretende aumentar el número de países que participan en el proyecto, así como el número de muestras existentes en las bases de datos de cada país, impulsar legislación nacional e internacional contra el tráfico y trata de menores y coordinar el desarrollo de instrumentos legales, científicos y técnicos entre los países para que el intercambio de información en esta materia sea más fluido y eficaz.

El equipo de José Antonio Lorente recurre al análisis del ADN para identificar a los menores separados de sus familias por circunstancias que comprenden desde el rapto a las catástrofes o las guerras, y de este modo, evitar que sean víctimas fáciles del tráfico de menores, mendicidad, explotación sexual y laboral o de adopciones ilegales.

Durante su década de actividad el programa ha contribuido a la reunificación o liberación de 1.000 menores, sobre todo niñas, en 16 países de América ( Bolivia, Brasil, El Salvador, Guatemala, Honduras, República Dominicana, México, Paraguay y Perú), y Asia (Filipinas, India, Indonesia, Malasia, Nepal, Sri Lanka y Tailandia).

DNA-Prokids cuenta, además, con la colaboración científica y técnica de la University of North Texas (EEUU), para abordar unos objetivos que se describen en un puñado de palabras clave: ayudar aidentificara menores separados de sus familias y, de este modo, resolver los casos denunciados para evitar tanto que esos menores sean víctimas de trata, mendicidad, explotación sexual y laboral o adopciones ilegales, así como prevenir el delito, en tanto que se contribuye decisivamente a su rápida resolución.

El origen del proyecto DNA-Prokids es especialmente hermoso. Se remonta a una visita de José Antonio Lorente a una gran urbe del sur de América donde se preguntó por el origen y las circunstancias que habían provocado que cientos de niños vivieran solos en la calle. Sospechó entonces que “parte de ellos podrían haber sido víctimas de secuestros o de haber perdido el contacto con sus familias a consecuencia de catástrofes naturales, migraciones forzadas por conflictos armados, trabajo esclavo o venta a traficantes”, según se detalla en la plataforma de micromecenazgo Goteo.

Durante estos años se han estudiado cerca de 10.000 casos y un millar de menores han sido devueltos a sus familias o a responsables de protección de menores. Esta labor ha tenido un impacto de largo alcance en países como Guatemala que en 2010 aprobó la Ley Alba-Keneth de lucha contra el tráfico de menores en el país, que comprende la identificación genética de los niños, mientras que en Honduras y México se han tratado de promover leyes similares.

Desde la Universidad de Granada se subraya que la Ley 49/2002 de Mecenazgo y los cambios introducidos en 2014, incluyen importantes ventajas fiscales para las donaciones realizadas a este tipo de proyectos, ya que se contemplan desgravaciones en la declaración de la Renta de hasta 75% para particulares y de hasta un 45% para empresas.

Como en todas las campañas de captación de recursos privados, la institución académica se compromete a ofrecer información puntual del destino del dinero donado y a ofrecer “retornos” a los donantes en forma de documentación sobre el proyecto. Aunque la campaña de crowdfunding se realiza a través de la plataforma Goteo, la Universidad de Granada también ofrece la opción de realizar donaciones a través de la siguiente cuenta: Universidad de Granada - Banco Santander ES48 0049/0004/95/2814499711. Es necesario indicar DNA-Prokids.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios