ISABEL CUADRADO

Liderazgo, género e inmigración: valores y estereotipos

  • Directora del grupo Estudios Psicosociales y Metodológicos de la Universidad de Almería aprecia que la brecha de género se suaviza en la universidad, aunque todavía existe "desproporción" en "determinados estamentos".

Isabel Cuadrado estudia los valores y estereotipos que definen los modelos de liderazgo.

Isabel Cuadrado es la investigadora de la Universidad de Almería más citada en artículos y trabajos científicos. Al frente del grupo Estudios Psicosociales y Metodológicos, compuesto por una docena de investigadores, tiene dos áreas principales de actividad: liderazgo y género, y relaciones intergrupales entre población autóctona e inmigrante. En el primer caso, ha estudiado los valores y estereotipos de género que definen el liderazgo en hombres y mujeres, mientras que en el segundo su actividad científica ha girado en torno a los prejuicios, la discriminación y los estereotipos que se dan en las relaciones entre colectivos autóctonos e inmigrantes.

A lo largo de dos décadas de carrera ha publicado más de medio centenar de artículos científicos, ha participado en diferente escala en 40 libros y trabajado en 14 proyectos de I+D, en los que ha sido investigadora principal en dos. Afirma sin atisbo de duda que a lo largo de esta trayectoria no ha encontrado trabas de género. Es más afirma que las dificultades a las que ha tenido que hacer frente han estado “más relacionadas con prácticas discriminatorias por no comulgar con el catedrático que había hace años en mi área”. Este asunto fue el que le obligó a desarrollar parte de su carrera en Madrid, en el Departamento de Psicología Social y de las Organizaciones de la UNED.

Después de haber estudiado cómo los estereotipos de género obstaculizan el acceso de la mujer a las posiciones de liderazgo y poder, su apreciación de que la brecha se suaviza en la universidad tiene un gran significado. “Cada vez somos más las mujeres que ocupamos puestos decisorios y cargos de responsabilidad en las universidades. El acceso al último escalafón de la carrera académica -catedrático/a- ya no es casi exclusivamente masculino, como ocurría unas décadas atrás”. Reconoce que aunque todavía existe “cierta desproporción en la presencia de hombres y mujeres en determinados estamentos universitarios, creo que los avances experimentados nos permiten ser optimistas”.

De hecho, las dificultades sobrevenidas con la crisis no cree que hayan añadido más obstáculos a la carrera de las mujeres en la universidad. “La crisis ha sacudido todos los ámbitos, entre ellos la universidad y aunque todos hayamos perdido ciertos derechos” o, por ejemplo en la universidad se hayan limitado posibilidades de promoción, “los más desfavorecidos han sido los/las jóvenes que deben hacer frente a demasiados obstáculos para poder encontrar una mínima estabilidad laboral”, responde por correo electrónico. “Si haces las cosas correctamente, la carrera académica no es un camino de rosas para nadie pero, sin duda, la crisis ha agravado las dificultades”. No obstante, sugiere que las dificultades son para hombres y mujeres sin distinción. “No tengo la percepción de que estén relacionados con el género”, concluye. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios