INICIO DE CURSO 2016 / 2017

Nuevo curso, nuevos retos

  • El nuevo modelo de financiación, la renovación de la oferta académica o más infraestructuras son algunos desafíos para las universidades públicas andaluzas, que superan este año los 200.000 estudiantes.

Nuevo curso, nuevos retos Nuevo curso, nuevos retos

Nuevo curso, nuevos retos

Son muchos los retos que afrontan las universidades públicas andaluzas en el recién inaugurado curso académico 2016 / 2017. La consolidación de la oferta de estudios y la ampliación de programas de posgrado, el desarrollo de nuevas infraestructuras y la apuesta por la investigación de excelencia son algunas de ellas. Pero también el análisis de cuestiones como el modelo de financiación o la idoneidad de modificar el calendario para que los exámenes de septiembre sean en julio. Y, por supuesto, la calidad docente para que los protagonistas, es decir, los estudiantes, puedan afrontar estudios de la mejor manera posible.

Respecto al alumnado y según los datos de la Junta de Andalucía, las universidades públicas andaluzas inician este curso académico con algo más de 200.000 alumnos y alumnas, así como una oferta de 415 títulos de grado, 532 másteres adaptados al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) y 163 programas de doctorado. Las instituciones contarán con más de 16.000 docentes e investigadores y 2.700 grupos de investigación. La internacionalización es cada día un aspecto más importante y no sólo en cuestiones de movilidad. También respecto a las dobles titulaciones internacionales, como las 11 con las que cuenta la Universidad de Jaén o el aumento de la oferta académica en inglés que ha hecho la Universidad Pablo de Olavide en la provincia de Sevilla.

El nuevo modelo de financiación es uno de los aspectos que más preocupa a los distintos rectores y rectoras, como han demostrado en las inauguraciones de curso en diferentes provincias. Lo hacía, por ejemplo, Eduardo González Mazo, rector de la Universidad de Cádiz, que apuesta por "trabajar en un nuevo modelo de financiación que no cometa los errores cometidos con los anteriores". "Este modelo, que está basado en gran parte en subvenciones de fondos europeos, ha provocado un colapso en la gestión administrativa de la Junta de Andalucía para validar justificaciones de proyectos de investigación de hace una década", aseguraba González Mazo. También lo apuntaban desde otras provincias. "Una de las cuestiones básicas para el equipo de gobierno de la UGR es defender un nuevo modelo de financiación más realista, equitativo y que reconozca resultados", añadía por su parte Pedro Mercado, secretario general de la Universidad de Granada.

Mientras, el consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, destacó hace unos días que la Junta de Andalucía prevé acordar antes de final de año con las universidades públicas andaluzas las condiciones del nuevo modelo de financiación para estas instituciones educativas. En este sentido, el Rector de la Universidad de Jaén (UJA), Juan Gómez Ortega, instó al consejero de Economía a "no desaprovechar" la oportunidad de hacer del Sistema Universitario andaluz "un sistema más competitivo nacional e internacionalmente, rigurosamente coordinado, socialmente responsable y, por lo tanto, sostenible".

Otro de los temas de actualidad, el calendario académico, está siendo abordado ya por las universidades. La de Granada ha comenzado este año debate sobre la idoneidad del cambio de los exámenes de septiembre a julio, como ya hicieron Jaén, Córdoba y la Pablo de Olavide en Sevilla. El objetivo de la institución granadina es que sea la propia comunidad universitaria la que tenga la oportunidad de pronunciarse y decir qué ventajas o desventajas tiene la modificación. Así, en cada centro se ha realizado una reunión informativa y, a lo largo del curso, cada facultad remitirá al equipo de gobierno un documento en el que aportará sus observaciones respecto a cada titulación. "Y con toda esa información, el Consejo de Gobierno tomará una decisión en el mes de marzo", añadió Pedro Mercado. Un debate interno que también están llevando a cabo en la Universidad de Málaga, así como en la mayor parte de universidades andaluzas.

En cuanto a infraestructuras, son pocas las novedades en los campus andaluces, pero existen algunas excepciones. La Universidad de Cádiz ha sacado a licitación la contratación de la redacción del proyecto básico, de ejecución, estudio de seguridad y salud, dirección de obras y dirección de ejecución para la rehabilitación del edificio El Olivillo como Centro de Transferencia Empresarial en el Campus de Cádiz. Se trata de un proyecto que contará con un presupuesto de 3,6 millones de euros. En la institución gaditana también se está trabajando en la remodelación y modernización de la Facultad de Medicina con un presupuesto cercano al millón de euros, mientras que los trabajos de renovación de la Escuela Politécnica Superior de Algeciras contarán con unos 800.000 euros.

Igual ocurre en Almería, donde la Dirección de Campus, Infraestructuras y Sostenibilidad va a poner en marcha algunas mejoras en los aularios universitarios, que se unen a las mejoras realizadas en el pasado curso en diversos espacios del campus almeriense. "No se trata tanto de hacer nuevos aularios o nuevos edificios, sino de mantener muy bien lo que tenemos y en las mejores condiciones para nuestros alumnos", aseguraron desde la Universidad de Almería.

En Málaga, la universidad sacó a concurso en mayo de este año la nueva Facultad de Psicología con un presupuesto inicial de unos 34 millones de euros. Está rpevisto que las obras comiencen en 2016 y acaben en 2018. En Granada, es el futuro Centro de Estudiantes, ubicado en la antigua Facultad de Medicina, el que está ya dando sus primeros pasos con el traslado hasta allí de los primeros servicios y se prevé que en dos años esté en funcionamiento en su totalidad. Mientras, en la Universidad de Huelva (UHU), el traslado de la docencia teórica del campus de La Rábida al campus de El Carmen y, con ello, los estudios de Ingeniería, ha hecho que la UHU ha puesto en funcionamiento el nuevo aulario José Isidoro Morales, que se suma a los aularios Paulo Freire y Galileo, como tercer gran edificio destinado a la docencia en el Campus de El Carmen. En total, son nueve grados y cuatro másteres y unos 3.000 estudiantes los que se han trasladado al nuevo emplazamiento, donde comenzaron las clases a finales del mes de septiembre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios