Redes móviles para Ericsson

  • La Universidad de Málaga contrata a 58 ingenieros de telecomunicaciones gracias a tres contratos por importe de seis millones de euros con la multinacional sueca

Comentarios 0

Los contratos de I+D entre las universidades y las empresas no son sólo la vía de transferencia del conocimiento más directa. Son también una oportunidad para generar empleo y ampliar el campo de investigación. Las relaciones que se forjaron entre 2000 y 2003 en el centro de I+D de Nokia en Málaga dejaron como herencia un equipo experto en comunicaciones móviles, denominado Mobilenet, dentro del grupo de Ingeniería de las Comunicaciones. Aquel grupo es el que casi una década después ha reanudado la colaboración con Ericsson gracias a los responsables de la multinacional sueca en Málaga se forjaron precisamente en el proyecto finlandés.

El acuerdo de colaboración con validez para el periodo 2011-2015 contempla contratos por importe de seis millones de euros que han implicado la contratación de 58 ingenieros en la Universidad de Málaga para desarrollar tres proyectos en el campo de la cuarta generación de redes móviles (LTE), una tecnología que permitirá más servicios, capacidad y rapidez de los que proporciona la actual (UMTS).

Un equipo de Mobilenet dirigido por el profesor de la Escuela de Telecomunicaciones Matías Toril trabaja en la búsqueda de fórmulas para mejorar el rendimiento de estas redes, optimizar su consumo energético y el balance de carga entre celdas, de modo que se extraiga el mayor potencial posible de las antenas de telefonía y, por tanto, se mejoren las prestaciones a los usuarios.

El profesor Mariano Fernández Navarro lidera otro grupo que se ocupa de desarrollar técnicas de localización de móviles. En este caso no se trata de identificar los números de móviles que operan en una celda o sector de la red, sino en determinar de forma masiva dónde se producen los problemas dentro de ese espacio físico y de esa manera poder planificar mejor la red.

Finalmente, la profesora Raquel Barco dirige otro equipo que debe de hallar soluciones para identificar los problemas que surgen en la red y proponer fórmulas de autoreparación.

El acuerdo con Ericsson tiene para los ingenieros contratados por la institución académica el interés de ser una I+D “de aplicación inmediata”, en palabras de la profesora Raquel Barco. "El trabajo con la empresa, aportando ideas que finalmente tendrán un uso práctico directo e irán incorporadas en los equipos reales de telecomunicaciones, me produce una gran satisfacción", confiesa Mariano Fernández Navarro." Trabajar con la empresa estando en la Universidad supone, a mi juicio, disfrutar de lo mejor de estos dos mundos, a veces tan distintos", concluye. 

Esta colaboración, además, tiene el atractivo añadido de abrir la puerta a la investigación de largo recorrido, como demuestra que ocho de los 58 ingenieros estén realizando la tesis doctoral al amparo de este trabajo. 

El triple contrato no supone sólo un respaldo a la labor científica del grupo de Ingeniería de las Comunicaciones, una entrada de ingresos en las arcas universitarias y una vía de empleabilidad para los titulados de la escuela, sino también un puente de acceso a la multinacional sueca. “Un número significativo de los ingenieros que hemos contratado acabará en Ericsson”, pronostica Mariano Fernández Navarro. Este convencimiento parte de que ya algunos de los que comenzaron a trabajar con el grupo “han pasado a formar parte de la plantilla de Ericsson”. 


más noticias de ACTUALIDAD Ir a la sección Actualidad »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios