La Selectividad pone a prueba a 41.000 estudiantes

  • Cerca de 41.000 alumnos se presentan a los exámenes de Selectividad que en esta edición ha elaborado la Universidad Pablo de Olavide entre grandes medidas de seguridad para evitar filtraciones.

Las pruebas de Selectividad son el punto final de un proceso que arrancó hace tres meses y que tras la Semana Santa entró en una etapa frenética para tener listos para mañana cerca de medio millón de copias de exámenes en papel para los 40.988 estudiantes andaluces.

La Universidad Pablo de Olavide ha sido la responsable este curso de preparar los exámenes de la prueba de acceso a la universidad. La experiencia de 2011, cuando también asumió la organización de la Selectividad, le ha servido para tener a punto las infraestructuras de seguridad que requiere este proceso. Mercedes de la Torre, directora general de Acceso a la Difusión y Captación de la Pablo de Olavide, subraya el absoluto control que preside este trabajo. La institución académica ya disponía de un búnker videovigilado para albergar los exámenes. Únicamente ha tenido que activar la vigilancia durante las 24 horas en este espacio, instalar llaves codificadas en las puertas de acceso, bloquear las ventajas y disponer de un guardia de seguridad para que controle la entrada y salida del personal previamente autorizado.

“Es esencial que no se filtre absolutamente nada de los exámenes”, subraya la responsable de la organización de la Selectividad en Andalucía de este curso. Una vez que los ponentes de cada asignatura entregaron las seis propuestas de exámenes, se revisaron para evitar que hubiese ningún error y se sortearon las pruebas que se realizarán tanto en la convocatoria de junio y de diciembre, comenzó la fase de impresión. Los exámenes originales se trasladaron a una imprenta ajena a la universidad, donde de nuevo se articularon medidas de control para evitar la fuga de contenidos. “En todo momento ha habido dos personas de la Universidad Pablo de Olavide en la imprenta durante las dos semanas que han durado la impresión”, subraya Mercedes de la Torre. Además, la empresa se tuvo que comprometer previamente y por escrito a respetar la confidencialidad.

Concluida esa etapa los exámenes han sido introducido en sobres de acuerdo con las especificaciones que han realizado cada una de las universidades andaluzas. Se han armado sobres con 10, 25, 50 y 100 pruebas cada uno. “Este es un trabajo manual en el que hay que estar muy pendiente porque cualquier confusión en el número puede provocar problemas durante el desarrollo de las pruebas”. Después los sobres han sido guardados en cajas que, a su vez han sido precintadas. (En la fotografía aparecen las cajas con exámenes de la Universidad de Granada en la Selectividad de 2013).

El traslado de las cajas con exámenes a cada universidad se realizó el 6 de junio. Ese día cada institución académica fletó un vehículo para transportar las pruebas hasta sus instalaciones, en el que también suele viajar un responsable de cada centro para controlar que no se produce ningún incidente que ponga en peligro la confidencialidad de las pruebas. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios