actualidad en córdoba

Un programa para hacer efectiva la conciliación de la vida laboral y la familiar

  • La Universidad de Córdoba pone en marcha el Plan Concilia y establece la reducción de carga docente para compatibilizar el cuidado a menores con la producción científica

Un programa para hacer efectiva la conciliación de la vida laboral y la familiar Un programa para hacer efectiva la conciliación de la vida laboral y la familiar

Un programa para hacer efectiva la conciliación de la vida laboral y la familiar / Archivo

Conciliar la vida laboral y familiar resulta complicado en numerosas empresas privadas, pero también en el ámbito académico. En un intento de hacer posible esa conciliación, la Universidad de Córdoba (UCO) ha puesto en marcha el Plan Concilia, que se dirige “a promover el fortalecimiento y la implantación de políticas de igualdad y de no discriminación por razón de género”, según explica la responsable de la la Unidad de Igualdad de la institución académica, María Rosal. El citado plan responde también, según Rosal, “al objetivo específico de garantizar la igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres en el empleo público y en las condiciones de convivencia y de trabajo de la UCO”. Rosal, que es también directora de la Cátedra de Estudios de las Mujeres Leonor de Guzmán añade que esta guía, además, “pretende favorecer en el alumnado, personal de administración y servicios y en el profesorado unas condiciones de trabajo que permitan una mejor vida personal y familiar”. Por ello, añade, “el plan persigue mejorar el bienestar y la calidad de vida de todas las personas que trabajan en la UCO, sin que se produzcan segregaciones, obstáculos o limitaciones por razón de género”.

La puesta en marcha de este primer plan forma parte del Plan de Igualdad de la Universidad de Córdoba, que se aprobó en 2014 y que reúne tres acciones: igualdad en el acceso al empleo y la promoción profesional; conciliación de la vida personal, familiar y laboral; y promover la cultura de corresponsabilidad en las tareas domésticas y cuidado de personas dependientes.

Rosal recuerda también que en Andalucía ya hay varias universidades que cuentan con proyectos similares, como la de Sevilla, que “lleva varios cursos profundizando en las medidas de conciliación y corresponsabilidad, entre las que destacan los programas centrados en la atención a la infancia y adolescencia y los programas de atención a la dependencia tales como programas de escuelas infantiles y de campamentos vacacionales o programas de respiro familiar”. La Universidad de Málaga, por su parte, ha aprobado recientemente medidas para conciliar la vida personal familiar y profesional del personal docente e investigador, mientras que la de Cádiz, cuenta con medidas de conciliación similares a las establecidas en el Plan Concilia de la UCO.

Pero si hay algo que caracteriza al plan de la Universidad de Córdoba y que, según Rosal, ha hecho que sea “referente para otras universidades”, es el reglamento para compatibilizar el cuidado a menores con la producción científica. Se trata de un programa que plantea una reducción de la carga docente tras la incorporación al trabajo después del nacimiento del hijo o hija, para incentivar la carrera profesional. La finalidad del plan es “equilibrar las oportunidades de promoción profesional de las personas que asumen la responsabilidad de la crianza de los menores, sin que ello suponga una ralentización de su carrera científica e investigadora. Se trata de un programa innovador destinado al personal docente e investigador, funcionario o contratado a tiempo completo de la UCO con responsabilidades docentes, además de casos de familias monoparentales o parejas en las que ambos progenitores están empleados. El reglamento detalla que aquellas personas que terminen su permiso de maternidad durante el curso corriente o el siguiente “tendrán derecho a reconocimiento autonómico” de hasta tres tipos de reducciones. Así, el primer año esta reducción será de 90 horas “el encargo docente que legalmente corresponda”, según el citado texto. En el caso del segundo año, la rebaja de la carga docente será de 50 horas, mientras que en el tercer ejercicio será de 30 horas. El reglamento especifica que el personal de la UCO “puede acogerse a este reglamento incorporándose el año que decida –primero, segundo o tercero–, renunciando a la reducción docente correspondiente a los años anteriores”. También advierte de que esta rebaja de la carga docente prevista “no tienen carácter acumulativo por el nacimiento de más de un hijo o hija dentro de los tres años establecidos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios