UNIVERSIDAD DE MÁLAGA

La arquitectura de la enseñanza Vs. la enseñanza de la Arquitectura

  • La octava edición del Congreso Ibérico de Documentación y Conservación del Movimiento Moderno (Docomomo) se celebra en Málaga con el objetivo de analizar las mejores edificios educativos que ha legado esta corriente arquitectónica y avanzar en los contenidos del futuro máster de Arquitectura.

Comentarios 0

La Escuela de Arquitectura de Málaga acoge entre los días 27 y 29 de noviembre el VIII Congreso Ibérico de Documentación y Conservación del Movimiento Moderno (Docomomo), el principal encuentro científico que estudia y pone en valor la arquitectura realizada entre 1925 y 1965.

En esta ocasión el Docomomo abordará la arquitectura de la enseñanza y la enseñanza de la arquitectura. Es decir, se expondrá qué tipo de edificios se proyectaron y construyeron en esos años con fines educativos. Andalucía reúne una buena muestra de ellos: la Escuela de Agrónomos de la Universidad de Córdoba (arquitecto Fernando Moreno), el Colegio San Antonio María Claret de Sevilla (Alfonso Toro), el Centro Juan XXIII de Granada (García de Paredes) o el Instituto La Victoria de Málaga (Miguel Fisac). En el encuentro se busca ofrecer un enfoque amplio que aborde desde el edificio escolar aislado hasta el de escala metroplitana, es decir, aquel que también servía para estructurar el desarrollo de la ciudad moderna, además de incluir la diversidad tipológica, desde la escuela a la universidad, pasando por el colegio mayor.

En el programa se recuerda que en el caso español se atenderán las diferentes etapas como la “apuesta inicial por la introducción de la arquitectura moderna, la autarquía como etapa caracterizada por la presencia de la religión y la recepción definitiva del movimiento moderno”. Tampoco se desatenderá qué ha pasado con esos edificios, cómo se han conservado y cómo se han reutilizado.

El decano de Arquitectura, Santiago Quesada, pone el acento en el hecho de que un congreso de estas características se pueda celebrar en una escuela tan joven como la de Málaga, con sólo ocho cursos de trayectoria. “Un encuentro científico de primera magnitud nos da prestigio. Además, es interesante que se haga aquí porque, entre otros motivos, hay ejemplos muy notables de la arquitectura de los años 50 y 60 en Málaga. Es cierto que se hicieron muchas barbaridades pero no todo ha sido malo”, puntualiza.

El hecho de que se plantee repasar la arquitectura orientada a la educación sirve también como coartada para revisar los planes de estudio de Arquitectura. Tras pasar por la reforma que implicaba el plan Bolonia, en el que las escuelas han adaptado los estudios para organizarlos en 330 créditos y cinco cursos, ahora están inmersas en la elaboración del máster oficial y profesionalizante, de modo que los 330 créditos actuales pasarán a ser 360.

El congreso, que se celebra en colaboración con el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, incluye por primera vez talleres didácticos dirigidos a niños “porque también es importante formar a los más pequeños en el respeto y el valor de la arquitectura”.

El taller La Casa de la Música, dirigido por Jorge Raedó, responsable del proyecto Rakenetaan Kaupunki, está pensado para niños de entre cinco y ocho años de dos colegios de Málaga.

Amag es el título del taller que Carlos Arruti y Anabel Varona desarrollarán para menores de entre ocho y 12 años y maestros, mientras que Arquitectura del Movimiento Moderno y Educación es, por último, el nombre del taller dirigido a profesores de Secundaria con la intención de proporcionarles recursos y conocimientos sobre el valor patrimonial de la arquitectura del Movimiento Moderno. 

más noticias de ACTUALIDAD Ir a la sección Actualidad »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios