UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA

El aula se rinde al circo

  • La Unidad de Cultura de la institución académica pone en marcha Circuni, una escuela dedicada al arte circense, que ofertará clases todos los jueves en Ciencias de la Educación

No todo en la Universidad de Córdoba (UCO) es conocimiento científico. La diversión, el entretenimiento, las risas o los movimientos acrobáticos también han encontrado hueco en el seno académico. No es que la institución académica haya dado un triple salto mortal hacia el mundo del circo, pero lo que sí ha hecho ha sido incorporar algunas nociones circenses en su oferta de actividades. Para poner en marcha este proyecto, la institución académica se ha fijado en la experiencia que desarrolla la Universidad Autónoma de Madrid, donde imparte clases la Escuela de Circo Diverso, según explica el director de Cultura de la UCO, Pablo Rabasco, quien detalla que la llegada del mundo circense a Córdoba también busca que los alumnos, profesores y personal de la institución académica pueden participar en el área de Cultura.

La idea es poner en marcha “un punto de encuentro y ocio alternativo”. El sitio elegido ha sido el salón de usos múltiples de la Facultad de Ciencias de la Educación, centro en el que cada jueves se impartirán nociones de circo de manera gratuita de 12:30 a 14:00. Es la compañía de los Hermanos Moreno la encargada de las enseñanzas, que se desarrollarán hasta el próximo mes de junio. La intención es que el año que viene la actividad se desarrollo durante todo el curso y también en Rabanales.

Rabasco incide en que la puesta en marcha de esta iniciativa, que cuenta con 2.500 euros de presupuesto, también surge ante la aparición de la tendencia llamada Nuevo Circo, en la que se reúnen diferentes artes escénicas (música, danza y teatro) con el mundo de la actividad física (gimnasia deportiva, gimnasia rítmica, juegos tradicionales, formando un todo. “Con esta última tendencia se abre las puertas al mundo educativo, siendo cada vez más las escuelas de circo que proliferan a lo largo del territorio nacional”, defiende. El objetivo es que los alumnos, a nivel personal, estén disfrutando de una actividad a la que es muy difícil acceder fuera del ámbito profesional o circense. Mientras, de forma natural y sencilla, a través del juego, aprenden casi sin darse cuenta.

No obstante, reconoce que más que una practica especializada “nos interesa la inserción del circo en la universidad como actividad formativa y de ocio desarrollando habilidades motrices, expresión corporal, juegos, deportes y recreación añadiéndole el valor novedoso y lúdico en el que se pueden enmarcar dichas habilidades y sin olvidarnos de los temas transversales”. Así, lo que aprenderán los asistentes a estos talleres serán desde ejercicios de altura, como el trapecio o ejercicios para mantener el equilibrio, así como manejar malabares o montarse en un monociclo, entre otros.

El objetivo final es “desarrollar una enseñanza integrada y global, ya que las diferentes situaciones motrices que se plantean suponen un desarrollo personal para el alumnado en todos los ámbitos”. “No se trata solo de aprender diferentes técnicas, sino que además este aprendizaje suponga una mejora en diferentes aspectos personales como la sensibilidad por la expresión corporal, el trabajo de la cooperación, el desarrollo de la creatividad, la mejora de la autosuperación, la constancia en las diferentes tareas, el conocimiento del propio cuerpo, la mejora de la autoestima”, asegura.

El director de Cultura de la UCO también hace referencia a la tradición universitaria que tiene el circo en países como Francia y Alemania “donde prácticamente en todas las universidades hay escuelas de circo con diferentes iniciativas”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios