Los estudiantes aún no han cobrado toda la beca

  • El nuevo régimen de ayudas al estudio incluye una parte variable que todavía no se ha recibido · Los estudiantes con menos recursos que residen fuera del domicilio familiar, los más perjudicados.

Las universidades andaluzas tienen este curso 7.000 becarios menos que hace dos años (-10%), después de que el Ministerio de Educación haya aprobado ayudas para algo más de 65.000 estudiantes de los 108.000 que lo habían pedido. Sin embargo, el problema no es tanto la cifra de becas como la incertidumbre en la que están sumidos los becarios con menos recursos porque ocho meses después de comenzar el curso todavía no saben cuándo cobrarán el importe total de sus ayudas. Es más, es ahora cuando el Gobierno está notificando el importe de la parte variable de la beca. Este problema afecta sobre todo a los becarios con menos recursos que deben abandonar el domicilio familiar para acudir a la universidad.

El ejemplo de Elena, estudiante de cuarto curso de Historia en la Universidad de Málaga es ilustrativo: pertenece a una familia monoparental de tres miembros. Su madre es mileurista. Durante el curso escolar tiene que dejar su pueblo y compartir piso con dos estudiantes más. Pagan 700 euros al mes de alquiler. Aparte tiene que afrontar los gastos derivados de la luz, el transporte, la comida y el material. Cada mes necesita cerca de 500 euros.

El año pasado obtuvo la beca de residencia y en el mes de diciembre ya tenía ingresados 3.000 euros en su cuenta. Este curso, sin embargo, el Ministerio de Educación no respondió su solicitud de beca hasta febrero y a finales de ese mes cobró 1.500 euros. ¿Y el resto? .

El nuevo régimen de becas que ha introducido el Gobierno central incorpora una parte fija y otra variable que se establece en función del presupuesto que esté disponible después de afrontar las ayudas fijas, la renta familiar, la nota media del solicitante, la nota media de los becarios que aceden a estas ayudas y el número total de beneficiarios.

Elena resolvió los meses de noviembre, diciembre y enero “con muchas dificultades. Mi madre tuvo que pedir adelantos en el trabajo para poder pagar el piso y los gastos”. Calcula que el dinero que ha cobrado podrá estirarlo hasta mayo. “No sé cómo voy a poder acabar el curso”, dice mientras sopesa plantear a su casero la posibilidad proponerle a su al casero aplazar el pago de la renta.

“He llamado varias veces para preguntar qué va a pasar con la parte variable de la beca pero nadie sabe aclararme nada. Dicen que entre mayo y junio nos lo dirán”. Se teme que acabará el curso sin haber cobrado el importe global. “Todo esto es un despropósito, es muy duro”, confiesa.

Las becas generales del Ministerio de Educación se solicitaron en octubre. Formalmente el departamento que dirige José Ignacio Wert dispone de seis meses para resolver las peticiones, aunque desde hacía años la respuesta a los estudiantes y la totalidad del dinero llegaba en términos generales en los tres meses siguientes. Este año, sin embargo, a mediados de febrero únicamente se había resuelto del 47% de las solicitudes, según reconocía el propio Ministerio. La lentitud en la gestión administrativa sumada a las particularidades del nuevo régimen de ayudas ha provocado que a tres meses de acabar las clases los becarios no sepan todavía a cuánto ascenderá la parte variable de su beca ni cuándo la cobrarán.

El Ministerio de Educación ha aprobado para este curso algo más de 65.000 becas para universitarios andaluces, esta cifra representa en torno al 60% del total de ayudas solicitadas, así como un descenso superior al 5% respecto al año pasado. No obstante, desde el curso 2011/2012 la cifra de becarios ha caído en Andalucía más de un 10%. Aquel año académico había cerca de 73.000 becarios.

A falta de concretar el importe total de las becas de este curso, el año pasado la media de las ayudas que recibieron los estudiantes en Andalucía se situó en 3.510 euros (100 euros menos que en 2011/2012). En el panorama nacional los estudiantes que de promedio obtuvieron ayudas más cuantiosas fueron los de las universidades de Extremadura (4.129 euros por persona), seguidos de los de Castilla La Mancha (3.695 euros). Andalucía ocupó el tercer lugar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios