El patrimonio y su demanda social

  • La Universidad Internacional de Andalucía se ve impelida a difundir la obra y figura de Antonio Machado en Baeza y el espíritu americanista en La Rábida porque asentarse en edificios históricos confiere personalidad y condiciona la actividad

Comentarios 0

“La personalidad de los edificios genera demanda social”, apuntan la gerente de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA), Luisa Margarita Rancaño, y el director del Secretariado de Comunicación, Francisco Paniagua. Si la sede de La Rábida (Huelva) se ha construido alrededor de la tradición hispano americanista de Huelva, lo que su entorno espera de ella es que se ocupe de esos temas y si la sede Antonio Machado (Baeza, Jaén) gira en torno a la figura del poeta andaluz “el propio entorno reclama a la UNIA la conservación y la difusión de su obra y de su figura”.

La dispersión territorial de la UNIA con sedes en La Rábida, Baeza, Málaga y Sevilla, donde comparte el monasterio de Santa María de las Cuevas con el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo y el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, son rasgos que definen su carácter y su imagen.

Desde esta universidad se afirma que “la personalidad de los edificios, su carga semántica, su dispersión en el territorio y las diferentes exigencias del entorno “ no sólo “constituyen la esencia” de la UNIA sino que “condicionan el objetivo común”.

La fundación de la UNIA en 1994 fue el punto de partida de la rehabilitación del palacio de Jabalquinto de Baeza, un edificio en el que conviven en gótico isabelino (fachada) y el renacimiento (claustro) construido en el siglo XV por encargo de un primo segundo de Fernando el Católico.

La institución invirtió en la recuperación del inmueble 3,3 millones de euros, financiados por la Consejería de Educación. Aunque se inauguró en 2004, las obras concluyeron en 2003, coincidiendo con la declaración de Baeza como Patrimonio de la Humanidad.

Este edificio acoge la actividad docente y administrativa de la sede Antonio Machado de la UNIA, mientras que el edificio conciliar, de factura barroca, que fue rehabilitado por la Junta de Andalucía poco antes de convertirse en sede de esta universidad, funciona como residencia de estudiantes.

Si en la sede Antonio Machado la UNIA forma parte del conjunto monumental de Baeza, las restricciones en La Rábida tienen una doble vía: por una parte está declarada sitio histórico al formar parte del conjunto surgido en torno al monasterio franciscano en el que Colón se alojó antes de su primer viaje a América y actualmente bien de interés cultural (BIC). Esa presencia fue, precisamente, la que en los años 40 del siglo XX impulsaron la primigenia universidad hispanoamericana. En segundo lugar, la zona está declarada paraje natural por lo que cualquier actuación requiere tanto las autorizaciones de la comisión de patrimonio como de Medio Ambiente.

El tercer enclave histórico en el que está arraigada la UNIA es el monasterio de Santa María de las Cuevas, en Sevilla. El antiguo edificio de los cartujos (desamortizado por Mendizábal en el siglo XIX y comprado por el industrial británico Charles Pickman que lo convirtió en una próspera fábrica de cerámica) es un bien de interés Cultural rehabilitado para la Expo 92 que actualmente opera como sede del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC), del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico y de la Universidad Internacional de Andalucía.

La gerente y el director del Secretariado de Comunicación puntualizan que “jamás” se ha “planteado un debate en torno a los costes que supone el mantenimiento y la conservación”. La universidad simplemente los ha asumido porque se trata de un patrimonio que es “parte fundamental de su existencia”.  

más noticias de ACTUALIDAD Ir a la sección Actualidad »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios