"Para los políticos lo importante es cuántos alumnos aprueban, no cuánto aprenden"

  • El director de la Escuela de Informática de Granada, Joaquín Fernández Valdivia, clama contra el abandono de las matemáticas en Secundaria y avisa que un país que no cuida a sus ingenieros está condenado a "vivir en crisis permanente"

El director de la Escuela de Informática y Telecomunicaciones de Granada, Joaquín Fernández Valdivia. / 

“Lo importante para los políticos es cuántos alumnos deben aprobar, no cuánto deben aprender”. Claro y expedito, el director de la Escuela de Informática y Telecomunicaciones de la Universidad de Granada, Joaquín Fernández Valdivia, habla sin medias tintas del “analfabetismo funcional” al que se tiende en materias como las matemáticas, “que son el eje de la vida diaria”. “Sin las matemáticas no existiría la tecnología”. Sin embargo, a los estudiantes les cuesta aprobar. “Adolecen de una buena base entre otras cosas porque cada vez se baja más el nivel de las clases en secundaria en un problema que se arrastra desde primaria”.

¡Que no nos vengan con historias de que hay que cambiar la forma de enseñar!, exclama. Aunque reconoce que los docentes tienen que adaptarse a los tiempos y convertir la tecnología en una herramienta más, afirma que esa no es la clave, sino el trabajo del alumno. “Sin el esfuerzo del estudiante toda la tecnología del mundo es completamente inútil. Las matemáticas requieren esfuerzo además de tecnología”. Por eso reivindica que se aumente el número de horas en materias instrumentales como las matemáticas y se apoye a los profesores que imparten esta asignatura porque de la calidad que se obtenga en estas materias durante primaria y secundaria “se deriva un mayor margen de maniobra en las carreras científico tecnológicas”.

Las escuelas de ingeniería se quejan desde hace años del decreciente nivel con el que llegan sus estudiantes a estas titulaciones. La Escuela de Informática de Málaga comenzó a hacer cursos cero de matemáticas a sus alumnos de nuevo ingreso cuando comprobó que el 85% , pese a haber aprobado el bachillerato y la selectividad, no conseguían superar el examen inicial que realiza el centro para tantear sus conocimientos. Profesores reconocen que ese examen consta de ejercicios de tercero y cuarto de ESO, algunos de primero de bachillerato y excepcionalmente algunos de segundo.

Este es un handicap que urge resolver en opinión de Fernández Valdivia porque las TIC “son uno de los motores económicos del país” y “España no puede permitirse perder el tren de la revolución digital del siglo XXI igual que perdió el de la revolución industrial en el siglo XIX o el de la tecnológica en el XX”.

De acuerdo con los datos que maneja en la actualidad representa el 7,1% del PIB nacional y el 6% de la provincia de Granada, donde se contabilizan 270 empresas que generan 4.000 empleos directos. En Andalucía, el campo de las tecnologías de la comunicación y la información cuenta con 1.600 empresas que facturan más de 4.000 millones de euros y emplean a 32.000 personas.

Por tanto el peso de las TIC es “muy relevante” por el empleo y riqueza que genera, la cintura que ha tenido para capear la crisis y el potencial que tiene para mejorar la economía. Recuerda que los ingenieros españoles y, específicamente, los del sector TIC, están “extremadamente cotizados” en el mercado internacional “por su formación, su capacidad y su creatividad”. “Son una puesta segura para cambiar la sociedad. Es más un país que no apoya a sus ingenieros está condenado a vivir en una crisis permanente”. 

El director de la Escuela de Informática de Sevilla, José Luis Sevillano, comparte esta lectura cuando afirma que las carreras científico técnicas que se encueadran en los campos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas "constituyen la columna vertebral de la economía del siglo XXI".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios