La restauración de la Fábrica de Tabacos de Sevilla, pendiente financiación

  • El edificio, ejemplo de la arquitectura industrial del siglo XVIII, acoge el Rectorado y está en proceso de convertirse también en el Campus de Humanidades.

Poco a poco y según se vaya consiguiendo la financiación necesaria. La culminación de la restauración de uno de los mayores ejemplos de la arquitectura industrial borbónica del siglo XVIII español no tiene aún una fecha definitiva. El principal problema es la falta de fondos a causa de una crisis económica que, prácticamente, comenzó cuando la Universidad de Sevilla elaboró el Plan Director para su edificio más noble, cuyo principal objetivo es convertir a éste, además de en la sede del Rectorado (en la imagen superior uno de sus pasillos), en un gran Campus de Humanidades que acoja a las facultades de Geografía e Historia, Filología y Filosofía.

En septiembre el nuevo vicerrector de Infraestructuras de la Universidad de Sevilla, Carlos León, presentó los avances que ya se han hecho en la llamada Casa de los Ingenieros, que ocupa la esquina del edificio que antiguamente acogía las oficinas de los profesores de la Facultad de Derecho (la más cercana a la capilla universitaria) y que, ahora, tras la intervención, acogerá 90 despachos para los docentes de Filología. La intervención, que también contempla la construcción de aseos, ascensores y una central térmica para la climatización, cuesta 3,2 millones de euros y la finalización está prevista para mayo del próximo año, con la idea de que en septiembre ya estén los profesores trabajando en sus nuevos puestos.

Como establece la filosofía general del Plan Director de la Real Fábrica de Tabacos la obra se ha realizado con la premisa de devolver al histórico edificio su carácter original, suprimiendo la selva de tabiques, covachas y pequeñas dependencias y que se habían ido acumulando a lo largo de los años para dar respuesta al crecimiento universitario. Ya se han remozado las dos primeras plantas de la zona, mientras que los trabajos continúan en las dos plantas superiores.

“Hemos recuperado la circulación claustral de una de las zonas más nobles del edificio, ya que era donde vivían los ingenieros que dirigían la fábrica e, incluso, llegó a tener un apartamento real”, aseguró el vicerrector Carlos León, quien realizó una visita a las obras en compañía del arquitecto de la Hispalense, Miguel González Vílchez.

Aun así, Carlos León recordó que, hasta el momento, sólo se ha restaurado un 30% del inmueble (queda el 70%) y solo se han gastado 3,2 millones de euros de una obra cuya culminación costará, según el presupuesto, 50 millones. “Nuestra idea es ir acabando las obras poco a poco, sin un calendario cerrado, según se vaya logrando la financiación”, dijo Carlos León.

En relación con el coste económico de la frustrada biblioteca de Zaha Hadid en el Prado, los costes ejecutados en la ubicación en el Prado de la Biblioteca General hasta 31 de diciembre de 2013 fueron de 7.730.485 euros, mientras que el coste total, una vez finalizadas las obras de reposición, ascenderá a 9.257.000 euros. “De estos, aproximadamente el 25% corresponde a los trabajos previos al inicio de las obras, como la organización del concurso internacional y el proyecto arquitectónico, que es propiedad de la Universidad de Sevilla”, dijeron fuentes universitarias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios