cómics

Uno contra todos

  • Panini publica en español 'Howard the Duck', uno de los mayores logros de la historia de Marvel y personaje creado por Steve Gerber.

Una ilustración de 'Howard The Duck'. Una ilustración de 'Howard The Duck'.

Una ilustración de 'Howard The Duck'.

Comentarios 1

El escritor Steve Gerber creó al pato Howard en 1973, en las páginas de la cabecera Fear, protagonizada por aquel entonces por el Hombre Cosa y dibujada por Val Mayerik. Fue una especie de broma privada, un pato fumador y malhablado que era abducido de su planeta y aparecía de repente en los pantanos de Florida a causa de las perturbaciones mágicas que estaban afectando el equilibrio entre las distintas dimensiones. Las andanzas del pato en la Tierra apenas duraron dos números, el 19 de Fear y su continuación en el debut de la nueva serie Man-Thing, y es que todo tiene un límite, incluso en la Marvel de comienzos de los setenta. Vale que el Hombre Cosa no era precisamente un superhéroe al uso, pero los editores pensaron que Howard resultaba demasiado extravagante incluso en una serie tan extravagante como aquella y así se lo hicieron saber a Gerber. De modo que, en su segunda aparición, el pato se precipitó al vacío interdimensional y desapareció para siempre. ¿Para siempre? Pues no. Howard había llegado al corazón de los lectores, y estos pidieron insistentemente su regreso hasta que Marvel le concedió otra oportunidad. El personaje regresó en un par de historietas de complemento en Giant-Size Man-Thing, bellamente dibujadas por Frank Brunner, y el recibimiento fue tan caluroso que, con fecha de portada de enero de 1976, se lanzó finalmente la colección Howard the Duck.

Ya he dicho que la cosa comenzó como una simple broma y, cuando al fin se le concedió su propia serie, resultó que Gerber no tenía muy claro qué hacer con el pato. Las primeras historietas de Howard en solitario fueron "simples" (lo de simple, con Gerber, siempre conviene entrecomillarlo) parodias de otros géneros como el terror, la fantasía, la ciencia ficción o las artes marciales. Ah, pero coincidiendo con la llegada de Gene Colan a la mesa de dibujo en el número 4, Gerber pulsó la tecla adecuada, y la parodia se transformó en una sátira sofisticada y personalísima. Howard pasó a ser una máscara del autor, máscara que le permitía lanzar comentarios sobre la realidad política, social y cultural del momento, reflexionar sobre el medio de la historieta o contar, disfrazándolos de ficción, experiencias y sentimientos autobiográficos. Como se dijo entonces, la serie elevó al mainstream el tono y los temas del underground.

Prácticamente inédito en España durante décadas, el Howard the Duck de Steve Gerber es uno de los mayores logros de la historia de Marvel, y al fin puede disfrutarse en nuestro idioma gracias a Panini, que ha dividido el conjunto de sus comic-books (faltan aún las tiras de prensa, tampoco disponibles en inglés) en dos tomos de la colección Marvel Limited Edition. El segundo lleva por título Metamorfosis y compila los números 15 a 33 de Howard the Duck y el Marvel Team-Up 96. No todos son de Gerber, pues el guionista inició un juicio contra Marvel por los derechos del personaje y la editorial lo apartó fulminantemente de la serie. Por fortuna, se canceló poco después.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios