cómics

Corazón de robot

  • La editorial Astiberri publica la tercera entrega 'Descender', una interesante serie de ciencia-ficción protagonizada por un robot con cuerpo de niño.

Detalle de la portada de la obra. Detalle de la portada de la obra.

Detalle de la portada de la obra.

Si le damos un somero repaso (os recomiendo que tengáis alguna noción del idioma inglés) a los cómics que publica la editorial Image, nos daremos cuenta de que entre sus muchas novedades mensuales destacan varias que, gracias a la calidad de su contenido, se han convertido en auténticos bestsellers, tebeos que son nominados y reciben los más prestigiosos premios dentro del mundo de la viñeta.

Esta editorial también se ha convertido en una especie de "catálogo" para productores de cine y televisión, ya que debido a la clara falta de ideas que padece el negocio hollywoodiense, qué mejor que echar un ojo de vez en cuando y adaptar ideas que en el papel funcionan a la perfección (de hecho, muchas de ellas nacen con la única pretensión de ser adaptadas a la gran pantalla, sino que se lo digan a Mark Millar, cuyo sello Millarworld lleva el record de versiones cinematográficas…) o al mega éxito catódico llamado The Walking Dead.

Pero se dan casos curiosos, como el de Descender, una interesante serie de ciencia-ficción, que antes de ser publicada ya tenía detrás de su historia a varias productoras que, con su fino olfato para detectar obras de calidad, se mostraron interesadas en comprar los derechos del cómic para ser llevado a la gran pantalla. Fue la multinacional Sony la que finalmente se llevó el gato al agua. Pero para su guionista, el canadiense Jeff Lemire, esta situación no era nueva, ya que su aclamada trilogía Essex Country tendrá también su versión catódica.

Pero hablemos de Descender, el cómic, del cual Astiberri publica como novedad de junio su tercer volumen. Para los que no la conozcan, pongámonos un poco en situación. En su primer tomo, titulado Estrellas de hojalata, nos trasladamos a un futuro lejano en el tiempo, el CGU (Consejo Galáctico Unido) gobierna sobre una colación de planetas, en unos mundos muy diferentes entre sí, cada uno con sus propias características.

Los robots y los humanos conviven en perfecta armonía, estas máquinas han venido a cubrir muchos huecos en la sociedad, tanto haciendo labores profesionales, así como ocupando un lugar en la vida de muchas familias.

Todo parece funcionar a la perfección hasta un aciago día en el que el cielo se oscurece. Unos enormes colosos robóticos llamados Cosechadores atacan a los principales planetas de la coalición, sembrado el caos y la muerte… ¿Por qué ha ocurrido esto? Nadie parece saber la respuesta.

Pasan los años y un niño despierta en la más absoluta de las soledades, su nombre es Tim 21 y, bueno, rápidamente descubriremos que las apariencias engañan, ya que se trata de un robot de compañía, único superviviente de la colonia minera Dirishu-6. A partir de aquí, abrochaos los cinturones porque la acción se va a acelerar y multitud de personajes, ya que ésta es una historia coral, van a entrar en escena.

Desde el ataque de los Cosechadores nació un sentimiento de odio hacia los robots, por lo que hay planetas en los que son directamente ajusticiados de la manera más cruel posible. Pero, a la vez, ha nacido un movimiento robótico, liderado por Psius, un robot, en el que ocurre todo lo contrario. Se odia al hombre, tratando de formar una nueva sociedad compuesta solamente por máquinas.

¿Qué, os parece interesante? Pues éste es solo el principio, ya que, desde mi modesta opinión, nos encontramos ante una de las mejores series de ciencia ficción del momento (con el permiso de la también genial Saga, claro está) en la que sus creadores, el prolífico guionista Jeff Lemire (Black Hammer, Moon Knight, Old Man Logan… ) y el dibujante Dustin Nguyen (Authority: Revolución; American Vampire…) nos platean una historia en la que acompañaremos al inocente Tim 21 (recordad que tiene la conciencia de un niño) a través de mil y una peripecias, ya que él sin saberlo se ha convertido en el principal peón de un juego en que tanto la CGU, que envía a uno de sus principales agentes para atraparlo, la expeditiva Telsa Nagoki, como el mercenario Andy Tavers, junto a Reina Intermedia (una humana con implantes robóticos) van detrás del chico. A esta ecuación sumad un sosias malote llamado Tim 22.

En este tercer volumen, titulado Singularidades, Lemire hace un alto en el camino y en cinco geniales retratos (como indican sus portadas) retrocede en el tiempo y nos cuenta, en modo flashback, las historias de los principales protagonistas de esta absorbente trama: Tim 22, Telsa Naoki, el perro robot Bandido, Andy Taverns y Effie (antes de transformarse en una ciborg) y finalmente otro robot trabajador,Taladro, contestando a muchas preguntas y misterios que se han ido diseminando por el camino.

¿Pueden los robots tener sentimientos? En Descender encontrareis la respuesta…

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios