cómics

Melodía de sublevación

  • Jacques Tardi introduce de nuevo en los horrores bélicos en su última obra, que llega acompañada de un CD de Dominique Grange y el grupo Accordzéâm

Los horrores de la guerra. Los horrores de la guerra.

Los horrores de la guerra.

"Esto ya dura dos años y no hay nada que haga pensar que se acerca el fin de los combates. En ambos bandos hay hombres agotados, enfangados en las tumbas que ellos mismos han cavado, aplicados en matarse los unos a los otros metódicamente. No hay peor guerra que una guerra de trincheras que se eterniza". Así comienza El último asalto, el reciente álbum de Jacques Tardi, que nos introduce de nuevo en los horrores bélicos, sumándose a otros títulos estremecedores como La guerra de trincheras, ¡Puta guerra! o Yo, René Tardi. Prisionero de guerra en Stalag IIB.

En esta ocasión, la historieta se acompaña de un CD musical de Dominique Grange y el grupo Accordzéâm. Dice Grange, en el epílogo que añade las letras de las canciones, diversos textos de Tardi y fotografías del espectáculo audiovisual titulado ¡Puta guerra: "Tardi y yo teníamos en común, como millones de mujeres y hombres de nuestra generación", "que nuestros cuatro abuelos partieron al frente por lo que creían que sería una guerra alegre y rápida. (…) Compartimos el shock traumático de esa monstruosa sangría llevada a cabo en todo un pueblo para único interés del vampiro industrial que se alimenta de los beneficios del esfuerzo de guerra y de lo que reporta a grandes empresas capitalistas que cotizan en Bolsa. (…) Cuando éramos niños, este trauma familiar nos fue relatado a ambos mediante las historias de nuestros abuelos, dejando en nuestra imaginación marcas indelebles que tuvimos que exorcizar de alguna manera, dándole vida de nuevo a algunos de esos destinos brutalmente detenidos, sacrificados en el altar del crimen masivo legalizado que es la guerra".

Y me van a permitir que siga citando, pues en los nutridos paratextos de la excelente edición de Norma se encuentra una información más clara y valiosa que la que pueda aportar mi simple opinión sobre este emocionante y espectacular híbrido artístico: "El libro que tienes en las manos", aclara el preámbulo de Benoît Mouchart, "no existiría sin el disco que lo acompaña. Del mismo modo, el CD que estás a punto de introducir en el equipo de música no se habría grabado si antes no se hubiese realizado el cómic que te dispones a leer. Los dos proyectos son tan indisociables como sus autores, pues en su vida privada, igual que previamente en su faceta creativa, Dominique Grange y Tardi forman un tándem artístico, rebelde y sentimental. Desde hace varios decenios comparten un mismo fervor por expresar mediante las palabras, la música y el dibujo su indignación ante las injusticias y la explotación del hombre a manos del hombre, tanto en tiempos de paz como en tiempos de guerra. Mediante su compromiso y sus respectivas expresiones artísticas (…), demuestran que se puede ser pacifista y rabioso al mismo tiempo. Este libro y este disco, acompañados por las orquestaciones del grupo Accordzéâm, demuestran la urgencia y la necesidad de una sublevación contra todas las formas de masacre que los seres humanos se infligen los unos a los otros, de generación en generación, desde la noche de los tiempos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios