cómics

Usted creerá que un hombre puede volar

  • Jerry Siegel y Joe Shuster crean 'Superman' en 1938 y su 'alter ego', Clark Kent, se inspira en Harold Lloyd. En 1986 John Byrne se encarga del guion y dibujo del nuevo superhéroe

Superman Superman

Superman

En 1978, se estrenó el film Superman dirigido por Richard Donner y protagonizado por Christopher Reeve, cuyo eslogan: "Usted creerá que un hombre puede volar", lleva implícito el reto más difícil para el personaje: que nos creamos que es humano, aunque vuele.

Superman, creado por Jerry Siegel y Joe Shuster, debutó en Action Comics nº 1 (DC Comics, 1938), con el físico de Douglas Fairbanks, mientras que su alter ego, Clark Kent, se inspiró en Harold Lloyd. El uniforme se basa en el de los forzudos circenses; y Lois Lane, en la modelo Joanne Carter, que acabó casada con Jerry Siegel. Se bautizó a la ciudad de Metrópolis como homenaje al film de Fritz Lang. El éxito de Superman creció con nuevas series de cómics, más autores para cumplir plazos de entrega, radio, televisión, cine, tiras de prensa y videojuegos. Pero llevaba mal el paso de los años, con historias absurdas, y poderes a conveniencia.

En 1986, DC Cómics decide revisar su origen, tras el reinicio que supuso la serie Crisis en Tierras Infinitas. John Byrne se encargó del guion y dibujo del nuevo Superman, físicamente inspirado en Christopher Reeve. Daba comienzo una nueva era para un Superman más verosímil, cercano y humanizado que el dios omnipotente de décadas pasadas.

Byrne homenajeó al Superman original de Siegel y Shuster, y a los dibujos animados de los Fleischer (1941), pero al mismo tiempo le dio un tono adulto y progresista, tratando la homosexualidad, la pena de muerte, o la experimentación con animales. Aunque poderoso, es muy frecuente verlo con el uniforme roto, herido, o cometiendo errores. Incluso la barba de tres días, que a veces luce Clark, es un símbolo de humanización.

Kal-El viaja en nave espacial a Smallville, Kansas, tras la destrucción de Krypton. Que nazca en el momento en que Martha Kent abre la nave, subraya que quien llega es Clark. Es decir, Superman no se disfraza de Clark Kent: es Clark el que, a veces, se disfraza de Superman.

Durante los sesenta, irrumpen en la Tierra kryptonianos como Supergirl; Krypto el superperro; Beppo el supermono; etc... Para Byrne, fue un error que el personaje dejase de ser único. Por eso, hizo que Kal-El volviese a ser el último hijo de Krypton. Al situar su debut como superhéroe en Metrópolis y no en Smallville, se eliminan sus inicios como Superboy.

Clark Kent deja de ser torpe y despistado, para ser audaz y seguro de sí mismo. A su llegada a Metrópolis y al Daily Planet, conoce a una Lois Lane independiente y de fuerte carácter. Clark saca a la luz la historia de Superman, algo más acorde con su profesión periodística que regalar la exclusiva a Lois, que entonces es una extraña. La relación entre ellos cambia, interesándose Lois por el hombre oculto bajo el disfraz, en lugar de por el héroe inalcanzable.

Lana Lang deja de ser la versión juvenil de Lois para ser la imagen del amor no correspondido, del sacrificio por el ser amado y de la fidelidad llevada a las últimas consecuencias.

Lex Luthor ya no es un científico loco que quiere dominar el mundo, sino un calculador hombre de negocios de impecable reputación, pero lleno de manchas invisibles. Odia a Superman por robarle la admiración de Metrópolis, y porque posee un poder con el que su dinero e influencias no pueden rivalizar. Tiene su fuente de inspiración en la competencia; es difícil ver al Luthor que mantiene su actividad criminal en la sombra sin acordarse del Kingpin de Marvel.

La relación de Superman con Batman es de una de cierta desconfianza y distanciamiento, algo que contrastaba con la amistad anterior, y que se hizo más realista.

Superman se enfrenta a dos esbirros de Luthor: primero, Bizarro, clon defectuoso de Superman. Luego, Metallo, un ser mitad hombre, mitad ciborg, con corazón de kryptonita, que le pega una paliza, y el Hombre de Acero descubre que no es todopoderoso.

Lo esencial de Man of Steel se ha mantenido hasta el presente, pese a que oficialmente, este origen de Superman sólo estuvo vigente hasta 2004.

Este tebeo se publicó originalmente durante el mandato de Ronald Reagan, para quien lo más importante era sentirse americano. Superman se siente un americano más por haberse criado en Kansas, por lo que la sensación de extraño en tierra extraña desaparece.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios