cómics

Viajes a otro mundo

  • Dos talentos de la viñeta, Matt Kindt y David Rubín, se dan la mano para llevarnos al mundo de 'Ether'.

Una imagen de la obra. Una imagen de la obra.

Una imagen de la obra.

Ahora. Boone Dias es un científico. Sólo cree en lo que puede demostrar. Pero llegará un día en el que sus creencias se pongan a prueba cuando es reclutado para viajar a otro mundo, a un paraje singular, el Ether. De eso hace tiempo ya, y desde entonces se ha convertido en el investigador oficial del lugar y, pese a estar rodeado de criaturas fantásticas, Dias siempre encuentra la lógica en todas las situaciones, por más inverosímiles que estas parezcan a simple vista. Él no cree en la magia, aunque se encuentre rodeada por ella.

Su nueva misión será tal vez la más complicada, ya que sus servicios son requeridos por el alcalde de Agartha, la capital del fantástico lugar. La defensora de Ether, la Llama Dorada, ha sido víctima de un crimen imposible. El cuerpo de la guerrera yace muerto en una habitación totalmente cerrada, incomunicada. Ha muerto de un balazo. ¿Cómo ha podido ser cometido el asesinato?

Sólo la lógica dará la solución a Boone, que una vez más se encontrará frente al villano del lugar, el taimado y cínico Lord Ubel. Pero las cosas no van a ser fáciles para Dias y su acompañante, el simiesco Glum, que hace las veces de cínico doctor Watson junto a este investigador de lo imposible…

Mil peligros acecharán a la pareja, personajes fantásticos se cruzarán en su camino y una terrible amenaza se cierne sobre nuestro gris mundo.

Entonces. En una serie de acertados flashbacks conoceremos el pasado del protagonista, y el momento en el que se cruza en su vida Hazel, que se convertirá en el amor de su vida. Pero un obstáculo infranqueable se levantará entre ambos cuando el Ether haga su aparición en la vida del científico que, sin querer admitirlo, se convierte en un yonqui de las sensaciones y peripecias que vive en ese otro lugar al que sólo se puede acceder de una muy "original" manera.

Pero hay algo que también conecta a Hazel con el ese otro mundo, el tiempo robado que allí pasó siendo una niña, días en nuestra realidad y años en Ether, que le robaron su infancia, su familia, a todos los que quería.

Finalmente, el peso de la separación será demasiado para la felicidad de la pareja, que verá como su amor se va diluyendo, como el polvo en el agua, para terminar siendo un lejano recuerdo, unas dolorosas estampas que permanecen colgadas en el recuerdo.

A priori, el trabajo, la relación que se establece entre un guionista y un dibujante suele dar los frutos de un trabajo colaborativo. En ocasiones, como en ésta, la fusión, la compenetración de ambos es tal que se desdibujan los límites del trabajo de cada uno, convirtiendo al resultado en una obra redonda, que exuda creatividad y talento.

Tom Kindt, talentoso guionista norteamericano, dibujante con un estilo fácilmente reconocible. Parte de su obra ha sido publicada en nuestro país por Norma Editorial (Super Spy; Revolver), además de sus últimos trabajos para Valiant, tocando con ingenio el cómic de superhéroes. Aún inédita en España la que considero su obra cumbre, MIND MGMT, desde aquí ruego a los avezados editores que la publiquen ya mismo o, en todo caso, los que se manejen bien con el idioma anglosajón, adquieran los seis tomos que componen esta maravillosa saga que mezcla, misterio, espionaje, fantasía, poderes y violencia.

En la actualidad escribe y dibuja la serie Dept. H para la editorial independiente norteamericana Dark Horse, sello donde también se ha publicado Ether, con el formato de miniserie.

¿Y qué decir de David Rubín? Con tesón y mucho talento se está labrando una carrera en el mercado estadounidense sin descuidar en ningún momento su carrera en España. Primero fue su colaboración en el universo creado por el singular Paul Pope con las aventuras y desventura de Aurora West. Más tarde llegaría su primera miniserie, La Ficción, junto al guionista Curt Pires (también publicada por Astiberri, como el volumen del que hablamos) y finalmente ha recalado en Dark Horse, que le ha acogido con los brazos abiertos, obteniendo muy buena críticas con este Ether, en el que encontramos a un Rubín a gusto, cuya personalidad gráfica rezuma por las viñetas, tanto por el diseño de los personajes (atentos al sutil cambio que experimente Boone cada vez que "accede" al Ether), pasando por los imposibles parajes por los que viajaremos y, sobre todo, el increíble uso narrativo y el color que Rubín da a sus páginas, jugando con ellas y llevando al lector de la mano en una experiencia que se bebe como un vaso de agua cuando estamos sedientos.

Nos encontramos ente una de las propuestas más interesantes en lo que llevamos de año, una trama que mezcla fantasía con acción, drama, gotas de humor, inmersos en un nuevo mundo del que queremos descubrir todos sus secretos.

Pero primero habrá que descubrir el misterio que se oculta tras "La muerte de la última llama dorada"…

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios