cómics

El primer superhéroe

Superman, en acción. Superman, en acción.

Superman, en acción.

El vasto legado de DC Cómics tiene su rincón en la interesante línea de tomos de celebración de los 75 años de historia de los personajes más icónicos de la compañía que ECC nos viene ofreciendo de un tiempo a esta parte. Batman, Wonder Woman, Flash, Green Lantern, Green Arrow y Aquaman ya gozan de su propio libro recopilatorio, en el que se mezclan historietas modernas y antiguas, siempre comenzando con la primera aparición de cada héroe durante la Edad de Oro (ya saben, los años 30 y 40 del pasado siglo), pero en la lista faltaba nada menos que el primer superhéroe de la historia, Superman. Especial Action Comics (1938-2013): 75 años de Superman llena dicho vacío con cerca de 300 páginas de aventuras e ilustraciones debidas a algunos de los creadores más sobresalientes que han tratado al Hombre de Acero a lo largo de los años: Jerry Siegel, Joe Shuster, Edmon Hamilton, Curt Swan, Cary Bates, Elliot S. Maggin, Jim Steranko, Frank Miller, John Byrne o Gil Kane, etc. (La ausencia de Otto Binder se hace aquí patente y dolorosa.)

Ya he dicho que es costumbre de la serie que el libro se abra con el debut del personaje, de modo que el lector puede disfrutar del número 1 de Action Comics (1938), al que sigue otro tebeo emblemático, el 76 de Superman (1952), primero en que aparecieron juntos Superman y Batman en una misma aventura. Entre el puñado de historietas clásicas, se incluyen la famosa boda del Superman de Tierra-2 en Action Comics 484 (1978), que sirvió para celebrar el cuarenta aniversario del personaje, y varios fragmentos del maravilloso número 400 de Superman (1984) que, vaya a usted a saber por qué, seguía inédito en nuestro país y que bien merecería una edición completa en tomo aparte. Es soberbia la intervención del guionista Elliot S. Maggin, quien repasa la influencia del mito de Superman en distintas sociedades futuras, y sencillamente magistrales las páginas escritas y dibujadas por Jim Steranko. Hay más cosas, pero estas últimas valen por sí solas el precio del tebeo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios