INVESTIGAR EN LA PABLO DE OLAVIDE

Arqueólogos andaluces excavan el Palazzo de Adriano

  • El equipo de la Pablo de Olavide liderado por Rafael Hidalgo concluye la primera fase de la nueva campaña de arqueológica en Villa Adriana · Es el único extranjero que excava en Tívoli, la excepcional ciudad romana en la que el emperador nacido en Sevilla instaló su residencia y corte.

El arqueólogo Rafael Hidalgo al frente del Seminario de Arqueología de la Universidad Pablo de Olavide acaba de concluir la primera fase de excavaciones del Palazzo de Villa Adriana, el primer edificio residencial que tuvo el emperador Adriano en Tívoli, un complejo a 30 kilómetros de Roma compuesto por más de 30 edificios levantado en el siglo II en una zona de 120 hectáreas en el que emplazó su residencia y su corte.

El edificio, que reutilizó y mantuvo en parte una construcción preexistente, se emplaza en la zona central de Villa Adriana, donde se encuentran los espacios de representación y residencia más importantes de todo el conjunto arqueológico. Dispone del primer stibadium o sala de banquetes construida en Villa Adriana. El gran lecho semicircular destinado a los banquetes del emperador y sus allegados está dentro de una exedra abovedada y rodeado por nichos con fuentes ornamentales. Esta estancia es el modelo a partir del que se diseñó la sala de banquetes del Canopo, uno de los espacios de representación más importantes del complejo imperial.

Aunque el Palazzo fue excavado hace años todavía quedan muchos problemas por resolver y zonas que precisan un estudio arqueológico más profundo. La investigación actual pretende también comprobar la posible relación que pudiera existir entre este edificio con la exedra y el espacio que la precede de la Casa de la Exedra de Itálica, que quizás tomó como modelo e inspiración las salas de banquetes de la villa de Tívoli.

Esta primera etapa de excavaciones que concluyó el pasado 10 de mayo comprende el espacio que precede al stibadium con el fin de comprobar la presumible presencia de un pórtico rodeado de un espacio abierto amplio que probablemente funcionó como jardín. La siguiente campaña de excavaciones se llevará a cabo durante el mes de septiembre.

Los arqueólogos de la Universidad Pablo de Olavide son los únicos españoles que han podido excavar en Villa Adriana es uno de los yacimientos más importantes de Italia. Declarado Patrimonio de la Humanidad en 1999, es centro de interés de la arqueología internacional desde hace lustros por su magnitud y excepcional estado de conservación. Allí han trabajado grandes equipos alemanes, franceses, holandeses, británicos y, por supuesto, italianos, pero nunca españoles. En 2003 el Ministerio de Cultura Italiano invitó al Seminario de Arqueología de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) a participar en las excavaciones porque interesaba la presencia de expertos que también conocieran Itálica, la ciudad natal del emperador Adriano.

Diez años después el equipo de Rafael Hidalgo es el único extranjero que ha conseguido mantenerse en este yacimiento, donde los alumnos de licenciatura, máster y doctorado de la UPO han realizado prácticas de arqueología. Pese a todo, las expectativas del equipo se vieron el año pasado seriamente amenazadas, después de que el Ministerio de Hacienda bloqueara el pago de la práctica totalidad de los fondos que el Ministerio de Cultura había aprobado para proyectos de arqueología exterior que llevaban a cabo instituciones de comunidades autónomas que habían excedido el déficit público en 2012.

Tras aquel imprevisto e incomprensible incidente Rafael Hidalgo y la Universidad Pablo de Olavide buscaron nuevas vías de financiación. Las excavaciones actuales se están ejecutando con fondos del Ministerio de Cultura, la Fundación Conocimiento y Cultura de la UPO y con fondos de los proyectos de investigación que desarrolla el Seminario de Arqueología, así como con la colaboración de la Fundación de Estudios Clásicos Itálica y de la propia institución académica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios