INVESTIGAR EN MÁLAGA

El Estrecho ya es predecible

  • El único grupo de oceanografía de la Universidad de Málaga crea un sistema que permite conocer hasta con 72 horas de antelación las corrientes, el oleaje, el nivel del mar y las temperaturas de las aguas · La Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras lo convierte en un sistema de acceso público

El Estrecho es uno de los puntos del planeta con mayor tráfico marítimo. Cerca de 100.000 buques atraviesan cada año estas aguas. Unos porque mueven mercancías en rutas de este a oeste y otros porque trasladan personas entre el norte y el sur. Sólo por el puerto de Algeciras pasaron el año pasado cinco millones de personas, 1,14 millones de automóviles y 89 millones de toneladas

Tanta actividad implica riesgos que ahora se tratan de minimizar con el proyecto Sampa (sistema autónomo de medición, predicción y alerta), puesto en marcha por la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras con la asistencia científica del Grupo de Oceanografía Física de la Universidad de Málaga (Gofima) que dirige el catedrático Jesús García Lafuente. El equipo malagueño se ha ocupado de crear el sistema que permite predecir hasta con 72 horas de antelación las condiciones océano meteorológicas del Estrecho. El grupo ha desarrollado un modelo matemático que permite conocer de antemano las corrientes, el oleaje, el nivel del mar y las temperaturas. “Era un reto”, subraya Jesús García Lafuente, precisamente por las características del Estrecho. Las aguas del Atlántico, menos saladas, entran por la superficie mientras que las mediterráneas, al contener más sal salen a mayor profundidad generando unas corrientes muy poderosas, de hasta dos metros por segundo que equivaldrían en tierra a vientos de 120 kilómetros por hora. Además, la significativa diferencia entre las grandes mareas atlánticas y mucho más pequeñas del Mediterráneo “necesitan corrientes brutales para acoplarse” en este punto.

Estas circunstancias complican mucho la elaboración de un modelo matemático en el que además hay que tener en cuenta otros fenómenos como el viento, la presión atmosférica y la propia meteorología, a partir de la información que remite al equipo la Agencia Española de Meteorología (Aemet). En conjunto han hecho falta cientos de millones de datos para dar con un modelo que durante un año se estuvo validando sobre el terreno a partir de dos campañas de mediciones realizadas en el Estrecho. En la primavera de 2011 se colocaron equipos bajo agua para medir todos fenómenos y en el otoño se llevó a cabo una segunda campaña en la Bahía de Algeciras.

Una vez validado, el sistema no sólo está al alcance del personal de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras, sino que a través de una página webes accesible al público general e, incluso, se ha desarrollado una aplicación gratuita para teléfonos inteligentes.

El proyecto, que ha contado con un presupuesto de 1,2 millones de euros y un plazo de ejecución de tres años, se dio a conocer en febrero a los implicados en este sector (Capitanía, Salvamento, Tráfico Marítimo y el puerto de Algeciras). Posteriormente, tras una presentación en Madrid, Puertos del Estado anunció que se extenderá a otros puertos del país y, finalmente, en febrero la ministra de Fomento, Ana Pastor, dijo en Algeciras que pronto se pondrá en marcha el Sampa II.

El sistema está pensado tanto para la gestión en caso de vertidos, porque permite diseñar protocolos de actuación conociendo cuál será la dirección que tomará la contaminación, como para los servicios de salvamento marítimo para actuar en casos de embarcaciones a la deriva u objetos flotantes e incluso para la navegación deportiva.

El equipo de la Universidad de Málaga confía en la segunda parte de este proyecto que permitiría conocer trabajar con mayor resolución aún de modo que sea posible, por ejemplo, ver qué ocurre “a nivel de dársenas con la renovación de las aguas”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios