INVESTIGAR EN CÓRDOBA

Estudian el uso de material de derribo y escoria de biomasa para construir carreteras

  • El proyecto, financiado por el Ministerio de Economía y fondos Feder, se ha desarrollado junto a la empresa Sacyr para establecer un protocolo de uso de residuos en las obras de infraestructuras.

Francisco Agrela (en el centro con jersey azul) junto a investigadores de su grupo en la Escuela Politécnica de Belmez.

Nunca hay que desechar las escorias de biomasa porque pueden llegar, incluso, a formar parte de una carretera. Son restos procedentes de la quema de residuos como el alpechín, maderas procedentes de podas u orujillo y su unión y procesamiento da lugar a un subproducto que se puede llegar a utilizar en cimientos de carreteras. Esto es lo que han estudiado y demostrado tras cuatro años de trabajo el grupo de la Universidad de Córdoba (UCO) que lidera el profesor Francisco Agrelajunto con la empresa Sacyr Construcción.

El proyecto se puso en marcha en 2011, financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad y cofinanciado por la Unión Europea a través del Programa Operativo de I+D+ I por y para el beneficio de las empresas (Fondo Tecnológico), del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder). Según los datos aportados por su máximo responsable, ha contado con una financiación de 288.000 euros en la Universidad de Córdoba, y en su desarrollado han trabajado contratadas cinco personas, al tiempo que desarrollaban sus tesis doctorales, junto a varios profesores de la institución académica. Las investigaciones, por su parte, se han llevado a cabo en los laboratorios de Ingeniería de la construcción del Campus Universitario de Rabanales y también en los de la Escuela Politécnica Superior de Belmez. Se trata, además, de uno de los escasos estudios de estas características que se llevan a cabo en España.

El proyecto, que ya ha concluido, se ha centrado en el uso de áridos reciclados procedentes principalmente de residuos de construcción y demolición, así como la aplicación de escorias de plantas de tratamiento de biomasa, o reciclado de pavimentos asfálticos, en obras de infraestructura lineal. Se trata de un área que se encuentra hoy en día a unos niveles muy inferiores a los del resto de Europa. Al detalle, el objetivo del proyecto ha sido el de evaluar los residuos procesados para poder establecer protocolos de aplicación en diferentes destinos de obras de infraestructura lineal, como pueden ser sub-bases de carreteras, como suelo cemento, zahorra o aplicaciones en hormigón no estructural.

Para ello, según detalla Agrela, se trabajó durante el primer año del proyecto con las escoarias de biomasa de tres plantas, una de ellas ubicada en Puente Genil (Córdoba) perteneciente a Valoriza (Grupo Sacyr), otra en Villanueva de las Algaidas (Málaga) y una tercera en Linares (Jaén). El trabajo se ha centrado en analizar la composición química de los residuos para “mezclarlos y aplicarlos en la construcción de carreteras”. La investigación ha permitido que se pueda considerar este tipo de residuos como un subproducto a la hora de construir las carreteras. El docente detalla que se utiliza en el cimiento de las carreteras para estabilizar materiales expansivos y destaca también que incluso su utilización “sería válida para pequeñas carreteras”, tal y como ya se hizo en 2009 en un acceso a la Ronda de Málaga, en la que se utilizaron áridos reciclados tratados con cemento. El profesor de la UCO subraya también éste es “un mundo muy grande” y reconoce que “hay mucho materiales reciclados aprovechables que no se reutilizan” a pesar de los beneficios que reportaría su utilización.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios