Investigar en Pablo de Olavide

Expertos revelan las claves para que los recuerdos perduren

  • La revista 'Journal of Neuroscience' publica un artículo de investigadores de la Pablo de Olavide y del Instituto de Neurociencias sobre la relación entre una proteína y la generación de recuerdos

Comentarios 0

Diario de Sevilla

Un estudio, desarrollado por científicos de la Universidad Pablo de Olavide y del Instituto de Neurociencias de Alicante (CSIC), revela nuevas claves para explicar los mecanismos que emplea el cerebro para generar recuerdos que perduren en el tiempo. En un artículo publicado por la prestigiosa revista Journal of Neuroscience estos investigadores demuestran que un incremento controlado de la actividad del factor de transcripción CREB (proteína que participa en la expresión de genes específicos, relacionados en este trabajo con el aprendizaje y la memoria) aumenta en el cerebro el fenómeno de potenciación a largo plazo. Se trata de la primera vez que se realiza este estudio en animales durante el momento de aprendizaje.

"La parte importante de nuestra aportación es que hemos realizado los estudios de aprendizaje con un ratón manipulado genéticamente para que sobre-exprese el factor de transcripción CREB. Un factor de transcripción es una sustancia que facilita la expresión de otros genes. Por otra parte, desde los estudios del grupo de Erik Kandel (por los que recibió el Premio Nobel hace unos años) este factor de transcripción está muy relacionado con los procesos de aprendizaje y memoria", explica José María Delgado, uno de los investigadores. Hasta ahora estos estudios se habían realizado en invertebrados como la aplisia (un molusco gasterópodo). Del mismo modo, este estudio también demuestra que en estos ratones hay más potenciación a largo plazo (o LTP, siglas del inglés long-term potentiation) que es aparentemente el mecanismo neuronal que subyace a los procesos de aprendizaje y memoria.

Existe cierto consenso dentro de la comunidad científica al considerar la potenciación a largo plazo como el sustrato físico de la memoria. En su estudio, los investigadores han confirmado el papel de CREB como regulador de la plasticidad neuronal y de la LTP, es decir, de la capacidad de las neuronas para cambiar la fuerza de sus conexiones con otras neuronas en respuesta a estímulos externos, favoreciendo así los procesos de aprendizaje y memoria.

Uno de los objetivos centrales de la neurociencia contemporánea es la determinación de los mecanismos por los cuales el cerebro aprende, recuerda y olvida. "Estos estudios no sólo tienen un interés académico (es decir, saber cómo funciona nuestro cerebro o el de los animales mientras aprendemos y recordados), sino que también tienen un interés clínico evidente ya que con el progresivo envejecimiento de la especie humana son más prevalentes diversas enfermedades (demencias, Alzheimer, entre otras.) que afectan a nuestra capacidad de aprendizaje u memoria".

El trabajo también concluye que la activación de CREB inicialmente favorece el proceso de aprendizaje, pero si se mantiene alta por un tiempo excesivo termina por interferir con el mismo. Para alcanzar estas conclusiones, este grupo de científicos han introducido una importante novedad en el método de trabajo. Frente a los estudios previos relacionados con el factor de transmisión CEB y la potenciación a largo plazo, basados en experimentos realizados en tejido cerebral aislado, este trabajo se ha realizado en animales en el momento en que se encuentran aprendiendo una prueba selectiva de aprendizaje.

más noticias de INVESTIGACIÓN Ir a la sección Investigación »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios