REFERENTE CIENTÍFICO

Jaén firma 20 contratos de I+D con Arabia Saudí para tutelar su desarrollo olivarero

  • La monarquía petrolera apuesta por el sector del aceite como fórmula de diversificación con explotaciones masivas en el norte del país y el impulso a la investigación que alcanza desde la producción y procesamiento, hasta aspectos ambientales o relacionados con la salud · Los 20 proyectos ascienden a un millón de euros y de ellos 10 están ya en marcha.

Los profesores de Jaén durante la visita a una de las explotaciones olivareras en Sakakah.

Arabia Saudí ha confiado a la Universidad de Jaén una parte significativa de su estrategia agrícola de futuro. El país ha elegido el sector del olivar y el aceite de oliva como una de las líneas de diversificación de su economía. Por una parte promueve explotaciones a gran escala y, por otra, trata de crear un cuerpo científico que alcance todos los aspectos técnicos relacionados con el sector: desde el cultivo del olivo y el procesamiento de la aceituna, hasta la comercialización y la explotación de las cualidades del aceite como alimento funcional con propiedades saludables.

El acercamiento a la Universidad de Jaén se produjo en 2014, cuando firmó un acuerdo marco con la Universidad de Al Jouf, que dirige esta estrategia, que se ha materializado en 20 proyectos de investigación conjuntos, por un importe global de un millón de dólares. Por el momento han arrancado 10 proyectos.

Diego Franco, investigador del área de Biología Celular y coordinador del proyecto, detalla que el asesoramiento técnico que presta la Universidad de Jaén comprende por una parte todos los aspectos relacionados con la producción: fertilización, irrigación, comportamiento del árbol para optimizar su rendimiento o, incluso, la lucha contra las plagas, un aspecto poco conocido en Arabia Saudí a como efecto colateral del poco peso que ha tenido el sector agrícola en su economía. También necesitan el tutelaje para caracterizar variedades, analizar su adaptación y todos los aspectos ecobiológicos.

A través de estos proyectos, también proporcionarán asesoramiento en los aspectos relacionados con la salud y las características biomedicinales del aceite, así como en la elaboración de aceites enriquecidos con productos tradicionales de la península arábiga. “Quieren hacer de todo y en todos los frentes, pero les falta tradición investigadora en este campo y, quizás también, saber a dónde quieren llegar”, matiza Diego Franco. Además, los profesores jienenses también colaborarán en el diseño de un centro avanzado de estudios del olivar y del aceite de oliva que dirige un antiguo alumno de posgrado de la Universidad de Jaén, que ha sido quien ha promovido el acuerdo de colaboración entre ambas instituciones académicas.

Hace un mes siete profesores de las áreas de física química, ingeniería química, ecología, biología experimental y biología viajaron a Arabia Saudí precisamente para establecer los objetivos a perseguir en cada frente científico en un encuentro con sus colegas de la Universidad Al Jouf. Esta institución académica, fundada en 2005, forma parte también de la ofensiva saudí para potenciar la I+D, como pone de relieve que si hace poco más de una década únicamente tuvieran activas siete universidades y en este momento existan 28 en el país.

El coordinador del programa, que pertenece al área de biología molecular del desarrollo cardiovascular, subraya el interés de participar en una iniciativa de este calibre. Argumenta que si las autoridades saudíes han tomado la decisión de entrar en el sector del aceite de oliva y, además, tienen los recursos para hacerlo es preferible estar ahí, participar en el proyecto y ser un referente. Por el momento aprecia que Arabia Saudí tiene posibilidades a medio plazo de liderar el mercado aceitero en Oriente Medio, “pero convertirse en una potencia mundial es difícil porque no tienen los estándares”.

Durante la visita a la región de Sakakah, donde está enclavada la ciudad de Al Jouf, visitaron uno de los olivares que ya está en explotación en explotación en esta zona del noroeste del país. Se trata de 40.000 hectáreas de olivar intensivo de regadío que dispone de agua en abundancia gracias a un lago artificial que se nutre de manantiales subterráneos. El coordinador del programa indica que existen varias fincas de características similares en la zona. En conjunto, Arabia Saudí cuenta con una superficie olivarera equivalente al 20% aproximadamente de la existente en Jaén, según Diego Franco. Se trata de fincas de fincas de plantaciones recientes e intensivas, dotadas de riego por goteo.

Su mayor sorpresa, sin embargo, se produjo a la vuelta cuando comprobó en Google Earth cómo es esta región saudí próxima a la frontera con Jordania. Fue entonces cuando comprobó que los olivos apenas si representan el 10% de una superficie agrícola en la que predomina el cereal. Esto significa que disponen de recursos hídricos más que suficientes para convertirse en una potencia agrícola. 

Los siete profesores de la Universidad de Jaén involucrados en los primeros proyectos en Arabia Saudí, ante el Rectorado de la Universidad Al Jouf.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios