Investigar en Jaén

Shemai, un personaje bajo la sombra del poder, renace en Asuán

  • La misión arqueológica que dirige la UJA en Egipto halla la estructura funeraria donde se encuentra este difunto, hermano de uno de los gobernadores más poderosos del sur del país, Sarenput II, durante la edad de oro de la Dinastía XII (1830 a.C.).

Comentarios 0

Intuían que iba a ser una campaña prometedora y así ha sido, aunque los pronósticos han dado un cambio de rumbo ya que se han topado con un trozo de Historia en un lugar inesperado: el equipo multidisciplinar dirigido por el egiptólogo y profesor de Historia Antigua de la Universidad de Jaén (UJA) Alejandro Jiménez ha descubierto en la novena campaña de la misión arqueológica Qubbet el-Hawa una estructura funeraria intacta donde estaría enterrado el hermano de Sarenput II, el gobernador más poderoso del sur de Egipto durante la edad de oro de la Dinastía XII (1830 a. C.). La estructura, encontrada en mitad de un pasillo -que supone un lugar inusual-, comprende un pozo funerario de casi tres metros de profundidad. En el fondo había una entrada completamente tapiada y, detrás, la cámara donde está enterrado Shemai, que hasta ahora era un personaje desconocido.

La estructura hallada en Asuán. La estructura hallada en Asuán.

La estructura hallada en Asuán. / Patricia Mora (UJA)

"También están todos los ataúdes del difunto donde viene su identificación, el ajuar, cerámica con vasos de piedra y alabastro, maquetas de madera que representaban escenas de la vida cotidiana y rituales funerarios... Y la momia hemos visto que va con un sudario hecho de cartonaje -venda como si fuera escayola- polícromo. Hace prácticamente un siglo que no se encuentra un enterramiento con estas características, con un ajuar tan rico y tan variado", explica Jiménez sobre este descubrimiento que califican como "único", y que se han encontrado hasta las últimas ofrendas que se depositaron sobre el pozo que conduce a la cámara funeraria.

Según Mahmoud Afifi, director del Departamento del Antiguo Egipto del Ministerio de Antigüedades, el descubrimiento es importante no sólo por la riqueza del enterramiento sino porque da luz a aquellos individuos que estaban "bajo la sombra del poder", por lo que "no hay mucha información sobre ellos". Las inscripciones del ataúd muestran el nombre del difunto seguido por el de su madre y padre -gobernador de Elefantina bajo el reinado de Amenemhat II-, Satethotep and Khema respectivamente. Sarenput II, el hermano mayor de Shemai, era uno de los gobernadores más poderosos de Egipto bajo los reinados de Sesostris II and Sesostris III. Además de sus deberes como gobernador de Elefantina, era el general de las tropas egipcias y responsable del culto a distintos dioses. Así, con este descubrimiento, la misión liderada por la UJA añade más datos a los hallazgos previos de más de una decena de miembros de la familia que dirigía Elefantina durante la Dinastía XII.

Además de la cámara donde estaría enterrado Shemai, se ha hallado también otra tumba intacta (QH122), correspondiente al siglo XXII a. C. El estudio del difunto se desarrollará en próximas campañas, ya que en esta solamente han podido verle la cabeza y la legislación egipcia prohíbe sacar muestras. Por ello, una de las técnicas que realizan es digitalizar en 3D los objetos de mayor calidad para evitar "problemas" al regresar y estudiarlos en España.

El 7 de febrero fue también un día para marcar en el calendario de este equipo: por primera vez, una misión extranjera realizaba TAC a cinco momias halladas en campañas anteriores, gracias a la tecnología de la Universidad de Asuán. "Todavía se están procesando resultados pero los que van saliendo son alucinantes", añade el director del proyecto. Este tipo de tecnologías aportan una ayuda clave a los investigadores, ya que gracias a ellas obtienen datos que son utilizados para poder reconstruir la Historia Antigua. "Nos ofrecen nuevas perspectivas que hasta ahora no se tenían. Conforme sacamos material lo estamos analizando; puede que con la tecnología del futuro se pueda hacer algo más pero con la de 2017 estamos llegando al máximo de análisis", argumenta Jiménez.

Desde el 16 de enero al 17 de marzo los investigadores se han asentado en Asuán, una zona fronteriza entre Egipto y el África negra punto de interacción de diferentes culturas. Allí han trabajado en áreas de excavación diferentes así como en el estudio del material de la campaña anterior. En primer lugar, han continuado con el análisis de la tumba con la que empezaron en 2008 (QH33); así como la excavación integral de la cámara funeraria de la tumba QH34 aa y los trabajos de excavación en el corredor exterior de la tumba QH35p y de dos cámaras funerarias de pequeña dimensión. En las cercanías de esta tumba se continuó con la documentación de la tumba QH 122, cuya excavación comenzó en la pasada campaña. De igual forma, el proyecto planteaba un nuevo enclave de investigación como la excavación de los pozos funerarios del complejo del gobernador Sarenput I (QH 36), los cuales se mantuvieron intactos o no excavados en su totalidad. Junto a los procesos de excavación, han continuado en el sitio arqueológico los trabajos de laboratorio así como el estudio y organización de los repertorios cerámicos; la interpretación de los textos epigráficos egipcios y coptos o el análisis de las muestras antracológicas, carpólogas y químicos.

El proyecto, uno de los más importantes de la rama de Humanidades en España y de los proyectos españoles en Egipto y otros países del Mediterráneo, cuenta con 350.000 euros de financiación del Ministerio de Economía y Competitividad hasta el 31 de diciembre de 2019. Gracias a este impulso pueden trabajar "en condiciones dignas y a la altura de otras misiones extranjeras", algo que se agradece tras haber perdido la financiación en 2012 concedida por el Ministerio de Cultura un año antes y recuperarla gracias a la UJA.

La novena campaña del Proyecto Qubbet El-Hawa, en imágenes La novena campaña del Proyecto Qubbet El-Hawa, en imágenes

La novena campaña del Proyecto Qubbet El-Hawa, en imágenes / Patricia Mora (UJA) (Asuán)

Alrededor de una treintena de personas integran este equipo diverso y complejoen el que hay, además de egiptólogos y arqueólogos, antropólogos físicos -forenses-; arqueo-zoólogos -encargados de estudiar los restos de animales antiguos-; antracólogos -que estudian las maderas-; carpólogos -que estudian las semillas-; ceramólogos; arquitectos; ingenieros; topógrafos; restauradores o dibujantes de Bellas Artes, entre otros. Este equipo lo componen investigadores de la UJA, la Universidad de Granada (UGR), la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), la Universidad de Alcalá de Henares, Chicago, Londres, Lovaina y Praga.

El próximo año volverán a partir en invierno a Asuán en una décima campaña, en la que se pretende, además de continuar con el trabajo dejado a medias, abrir nuevos frentes. "Hemos hablado para dar otro paso diferente. Estamos agotando los clásicos y hay que abrir nuevos", recalca Jiménez. Continuarán así con un trabajo que se prolonga ya por nueve años. Poco a poco han adquirido experiencia, conociendo la zona y aprendiendo qué estrategias tomar: "Todos sabemos ya en qué condiciones trabajar, con qué facilidades, cómo utilizar el material con el que estamos trabajando y qué estudiar con el mismo".

El proyecto cuenta con una financiación de 350.000 euros por parte del Ministerio de Economía hasta el año 2019

La necrópolis de Qubbet el-Hawa se halla justo en frente de la ciudad de Asuán, unos mil kilómetros al sur de El Cairo. En ella, este equipo ha encontrado unas 60 tumbas talladas en la roca de la colina, algunas de las cuales no han sido investigadas nunca. La mayor parte de las tumbas pertenecieron a los nobles del Reino Antiguo y del Reino Medio (2600-1750 a. C.), aunque hay algunas de época posterior. En las mismas, se han hallado inscripciones de suma importancia para la Historia no sólo de Egipto, sino de toda la humanidad. De esta forma, en la tumba del gobernador Herjuf (2200 a. C.) se narran los tres viajes que éste realizó al centro de África, en uno de los cuales llegó a traer a un pigmeo; ello supone la mención más antigua de este grupo étnico. Además, en otras inscripciones se narran las relaciones de Egipto con la vecina región de Nubia -actual Sudán- a lo largo de casi un milenio. Por tanto, nos encontramos ante uno de los yacimientos más importantes de Egipto, no sólo por los descubrimientos ya realizados, sino también por lo que a las relaciones interculturales en la Antigüedad se refiere.

El proyecto de la UJA se desarrolla desde 2008 centrándose en el estudio y excavación de la tumba QH33, donde fueron enterrados los gobernadores de Elefantina Heqaib III y su hermano y sucesor, Ameny-Seneb (1810-1790 a. C.), que fueron contemporáneos al penúltimo faraón de la XII Dinastía, Amenemhat III (1818-1773 a. C.). A raíz de estos trabajos arqueológicos salieron la luz nuevas tumbas (QH34aa y QH34bb) y, una vez que las excavaciones avanzaron lo suficiente en el complejo funerario de los dos gobernadores -desde 2015-, el proyecto amplió la zona de estudio. Los objetivos se centraron entonces en la excavación de los pozos funerarios de la Dinastía XII: Sarenput I (QH36), QH32 -reutilizada en el Reino Nuevo por un tal Aku-, Sarenput II (QH31) y Heqaib II (QH30). Para tener una visión más amplia de la campaña puede visitarse el diario que el equipo ha mantenido durante estos dos meses o bien las fotografías de las jornadas, así como sus redes sociales.

más noticias de INVESTIGACIÓN Ir a la sección Investigación »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios