Investigar en Almería

La UAL 'constribuye' antibióticos con algas

  • Encuentran antibióticos naturales a partir de pequeñas talofitas para tratar infecciones.

La química orgánica está ahí para dar proyección a todos aquellos elementos compuestos por moléculas orgánicas. Estudia los compuestos del carbono y sus reacciones y desarrollan procedimientos para sintetizar compuestos orgánicos. Sus resultados contribuyen a han mejorar la salud, aumentar el bienestar y han favorecido la utilidad de casi todos los productos actuales. El mundo de los medicamentos ha constituido en el pasado y constituye en la actualidad una parte importante de la investigación y el desarrollo de productos derivados del carbono.

El departamento de Química y Física de la Universidad de Almería (UAL) está desarrollando el proyecto Nomorfilm, Nuevas biomoléculas marinas contra biofilms. Aplicaciones a dispositivos médicos, financiado por la Unión Europea a través del programa Horizonte 2020 y que desarrolla el grupo  de investigación Química Orgánica y Organometálica, al frente del cual está el catedrático Fernando López Ortiz. En este trabajo se busca encontrar antibióticos naturales a partir de microalgas que sean útiles para el tratamiento de infecciones bacterianas, puesto que en los últimos años ha aumentado, de manera muy alarmante, el número de familias de bacterias que han desarrollado resistencia a los antibióticos.

A este respecto, el investigador de la UAL ofreció unas cifras a tener en cuenta: "Algunas cifras que dan idea de la magnitud del problema son los 25.000 fallecimientos anuales en la Unión Europea debidos a infecciones por bacterias resistentes a los tratamientos conocidos y los cerca de 4,2 millones de pacientes afectados por prótesis médicas infectadas por biopelículas que representan unos costes de aproximadamente 7.000 millones de euros", explicó López Ortiz.

Para abordar este problema de resistencia de las bacterias se impulsó el proyecto Normofilm en el que se trabaja con las microalgas como laboratorio natural capaz de producir compuestos muy diferentes y con propiedades igualmente diversas. En concreto, se estudian 4.000 especies recogidas en diversos entornos y con el objetivo de conseguir nuevas moléculas aplicables al tratamiento de infecciones bacterianas. A través de este amplio trabajo se pretende "buscar metabolitos producidos por microalgas que actúen como potentes antibacterianos y que sean eficaces en la inhibición en la formación de biopelículas o en su erradicación si ya se han formado", según concretó el investigador.

La profesora María José Iglesias, Fernándo López, Eva Belmonte Sánchez, Yolanda Navarro García y Raquel González Soengas. La profesora María José Iglesias, Fernándo López, Eva Belmonte  Sánchez, Yolanda Navarro García y Raquel González Soengas.

La profesora María José Iglesias, Fernándo López, Eva Belmonte Sánchez, Yolanda Navarro García y Raquel González Soengas. / UAL (Almería)

La UAL forma parte de este proyecto europeo en el que participan otros 14 grupos de investigación englobados en 10 centros de investigación y universidades y cinco de empresas, cuatro de tamaño pequeño y medio y una de gran tamaño, ubicados en nueve países que incluyen Dinamarca, España, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Portugal, Reino Unido y Suecia. La coordinación del proyecto corre a cargo de la doctora Sara Soto del Institute for Global Health (SGlobal) de Barcelona.

En el caso de los estudios que se desarrollan dentro del campus almeriense, López explicó que el equipo de la UAL, formado por la profesora María José Iglesias, la doctora Raquel María González Soengas y el propio López Ortiz, "se encarga de los aspectos de identificación estructural mediante espectroscopía de resonancia magnética nuclear, tanto de los extractos de las microalgas como de los productos aislados que muestren la actividad biológica deseada". El investigador de la UAL señaló que el desarrollo del proyecto comprende diversas etapas. En primer lugar se han de cultivar las microalgas, procedentes de las colecciones europeas, para extraer los metabolitos que producen. A continuación, se analizan los extractos para determinar su actividad antibacteriana y antibiopelícula.

El proyecto, financiado por la Unión Europea con una dotación de 7,7 millones de euros, lleva 21 meses en ejecución

Cuando se encuentran unos niveles de actividad importante se procede a aumentar la cantidad cultivada (escalado) con el fin de aislar la molécula responsable de la actividad para proceder a su caracterización. "Los compuestos que resulten eficaces en el tratamiento de las infecciones bacterianas y que no muestren toxicidad en los ensayos con animales, se incorporarán a las prótesis médicas. Con ello finalizaría el proyecto, dando paso en trabajos posteriores a las pruebas correspondientes a las fases clínicas propias de un nuevo fármaco", puntualizó el profesor de la UAL. El proyecto, financiado por la Unión Europea con una dotación de 7,7 millones de euros lleva 21 meses en ejecución. Las empresas que participan en el proyecto intervienen en la transferencia industrial correspondiente a los cultivos a gran escala y el recubrimiento de las prótesis médicas.

En el proyecto interviene una empresa líder en la distribución y desarrollo de dispositivos médicos, que abordará las tareas de difusión y diseminación de los resultados. Hasta la fecha los resultados conseguidos por los investigadores durante estos veinte meses de desarrollo del proyecto "son muy prometedores", reveló el catedrático de Química Orgánica de la UAL, López. A este respecto, añadió que "a diversidad de especies de microalgas que se están investigando y los datos preliminares de los que ya se disponen permiten ser razonablemente optimista sobre la consecución de los objetivos del proyecto, con un impacto muy importante en cuanto al control de infecciones bacterianas y a sus consecuencias económicas".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios