La Universidad de Jaén financia en solitario el gran proyecto de la egiptología española

  • La institución aportó 30.000 euros para garantizar la sexta campaña de excavaciones ante el retraso del Plan Nacional de I+D del Ministerio de Economía y Competitividad.

 La excavación de la necrópolis de Qubbet el Hawa, en Asuán, es el mayor proyecto de la egiptología española actual. El equipo dirigido por Alejandro Jiménez Serrano y trabaja en un área de 2,5 kilómetros, que supone aproximadamente el 10% de una zona arqueológica exclusiva de la Universidad de Jaén y el Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto.

La magnitud de la empresa contrasta con la fragilidad de los mimbres sobre los que se sustenta. En primer lugar la sexta campaña de excavaciones se han financiado con fondos propios de la Universidad de Jaén. El retraso que acumula la convocatoria del Ministerio de Economía y Competitividad para que los investigadores luchen por obtener fondos para sus proyectos de I+D obligó a una institución académica de recursos modestos como la Jaén a “adelantar el dinero, aún sin tener garantías de que consigamos finalmente financiación”, apunta Alejandro Jiménez Serrano.

La Universidad de Jaén, por tanto, ha aportado 30.000 euros que han sido esenciales para movilizar al equipo de 30 personas y dar continuidad de un proyecto que ya en 2012 sufrió otro contratiempo cuando el Mini sterio de Hacienda decidió suspender las subvenciones aprobadas por Cultura en 2011 en todas las autonomías que habían superado el tope del déficit público. En aquella ocasión la retirada de los fondos comprometidos sorprendió a los arqueólogos justo cuando se disponían a salir para Asuán.

En segundo lugar el director de la excavación es doctor contratado por la Universidad de Jaén sin haber conseguido aún una plaza de titular. Su experiencia profesional no ha sido suficiente para que Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (Aneca) avale su capacidad docente, pese a que el proyecto de Qubbet el Hawa incorpora también a estudiantes, a los que se les permite, “y somos los únicos que ofrecemos esta posibilidad en un proyecto español”, realizar la tesis doctoral con materiales arqueológicos inéditos.

Alejandro Jiménez recaló en la Universidad de Jaén gracias a un programa de retorno de doctores puesto en marcha por la Junta de Andalucía en 2003 que fue anulado tras alcanzar su segunda edición.

Hasta entonces había estado en el University College de Londres, donde tuvo su primera oportunidad para trabajar en el Delta del Nilo, aunque recuerda que su “bautismo” real en la egiptología tuvo lugar junto a un equipo italiano, con el que el colaboraba como epigrafista.

Diferencias entre los arqueólogos italianos y las autoridades egipcias pusieron fin a aquellas excavaciones y en esa situación de vacío Alejandro Jiménez Serrano acudió a la Dirección General de Antigüedades de Egipto para pedir un proyecto de epigrafía. “Entonces me propusieron que me hiciera cargo de todo. El tren solo pasa una vez y no podía decir que no”, afirma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios