INVESTIGAR EN CÓRDOBA

Un alumno desarrolla una fórmula para reducir el azúcar de la fruta

  • El proyecto está pensado para productos frescos preparados que de esa manera podrán ser aptos para el consumo de personas diabéticas

Comentarios 0

Anima a todos los jóvenes universitarios andaluces a innovar y a desarrollar ideas para dar salida a todo su potencial. Él ya ha dado el primero paso y ha conseguido una ayuda del jurado del Concurso A3BT del Campus de Excelencia Internacional en Agroalimentación CEIA3 y financiado por Santander Universidades por su idea. Es Francisco Julián Cuevas, alumno de la Universidad de Córdoba (UCO), que ha presentado un proyecto con el que propone enriquecer fruta fresca preparada que se vende en los supermercado (IV Gama) y reducir sus azúcares antes de su comercialización.

En poco tiempo, ahora mismo última la preparación del proyecto, concluirá sus estudios en Ingeniería Agronómica. El joven decidió presentarse al concurso porque considera que es “una buena ventana para dar a conocer ideas que transforman y es una oportunidad también para los jóvenes”. “El CEIA3 me ha dado la oportunidad de crear tecnología porque me van a financiar mínimamente la idea”, asegura y subraya que el recibir la ayuda “es un empujón” y una cuantía “necesaria”.

Su proyecto, según explica, consiste en una operación industrial más en el procesado de la fruta fresca. A su juicio, se trata de “un paso más que no va a suponer elevar los costes y nos va a permitir obtener frutas frescas pero con un bajo contenido en azúcares”. El joven investigador detalla que los diabéticos en Europa representaban en 2011 el 8,1% (más de 50 millones de personas) y tienen contraindicadas muchas frutas frescas que, gracias a esta tecnología, “va a permitir que las puedan consumir”. Sus esperanzas en que su proyecto pueda ser una realidad son bastante elevadas. No en vano, asegura que espera “que esta tecnología tenga un impacto enorme y estamos en la búsqueda de inversores”. “Si la IV gama en frutas es el futuro, ésta tecnología es el horizonte del futuro”, insiste.

Para poder convertir su proyecto en realidad, Cuevas reconoce que lo único que hace falta es tener dinero para poder invertir. Por ello, el joven asegura que sólo hace falta “capital para poder funcionar”. A pesar de la actual situación financiera, el joven subraya la importancia de recibir la ayuda desde el Campus de Excelencia Agroalimentario que lidera la Universidad de Córdoba. Así, detalla que gracias “al CEIA3 obtendré asesoramiento para el desarrollo de ideas y de oportunidades de negocio y podré orientar el camino y las decisiones oportunas”.

A punto de concluir su etapa universitaria, Cuevas ya tiene claro que “el mundo de la investigación implica mucho sacrificio”. A pesar de ello, considera que “es una vocación y no importa el tiempo porque ese trabajo que realizas es muy gratificante al fin”. Defiende, además, que “si tiene repercusión, te sientes autorrealizado y valorado por la sociedad”. Por ello, sostiene que “trabajar en la investigación te beneficia en el plano laboral siempre, te cambia la perspectiva de las cosas y te capacita para superar retos complejos”.

más noticias de INVESTIGACIÓN Ir a la sección Investigación »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios