INVESTIGAR EN SEVILLA

Las bicicletas son para Sevilla

  • Premio para el equipo de Ciencias Económicas que ha analizado la implantación del sistema público de alquiler y ha constatado su éxito en una ciudad que inicialmente tenía a un tercio de residentes en contra del carril bici.

Investigadores asociados al grupo de investigación Applied Economics and Managementde la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Sevilla han sido galardonados con el Premio Ciudad de Sevilla 2012 gracias a un trabajo que posiciona a la ciudad como ejemplo internacional en las políticas de promoción de las bicicletas y del que se ha hecho eco la revista internacional Transportation.

En este trabajo se analiza una de las experiencias más exitosas a nivel internacional de los sistemas públicos de alquiler de bicicletas, la desarrollada en Sevilla. Dicho éxito se plasma en que tras su inauguración ha conseguido que el 6,6% de los desplazamientos mecanizados se realicen en bicicleta. Estos resultados se han conseguido gracias a la amplia red de carriles bici, con 120 kilómetros construidos en los últimos años, así como al buen clima y la magnífica orografía en una ciudad plana a nivel del mar, y a que el sistema de transporte público sólo consigue absorber un 20% de los desplazamientos de la ciudad.

Para analizar esta experiencia los expertos han centrado el estudio en la comunidad universitaria de la ciudad de Sevilla, que representa casi un tercio de los abonos anuales del sistema. En dicho trabajo se muestra que el sistema de bicicletas públicas de alquiler es un modo de transporte barato, que evita la congestión del tráfico y produce beneficios medioambientales, siendo, además, un medio de transporte saludable y cómodo de coger y soltar.

De acuerdo con estos resultados, “existe una gran satisfacción con el sistema de alquiler, tanto a nivel general como respecto a su precio, número de estaciones, web, mapas, entre otros factores, pero llama la atención cómo este nivel de satisfacción disminuye ligeramente a lo largo de las tres oleadas de encuestas que hemos realizado”, afirma el responsable de este trabajo y director de este grupo de investigación, el profesor José Ignacio Castillo Manzano, quien añade que esto se puede deber a la congestión progresiva del sistema.

Los usuarios más satisfechos son aquellos que utilizan este servicio para actividades de ocio (lo que favorece su potencial como elemento turístico), los no residentes en la ciudad, las personas con una conciencia del medio ambiente más elevada y aquellos que no cuentan con un modo alternativo de transporte a la bicicleta, mientras que en el lado opuesto se encuentran los ciudadanos de Sevilla, (en 2010 un tercio de los sevillanos rechazaban la implantación del carril bici ya sea porque consideraban que afeaba el casco histórico de la ciudad o porque dificultaba el paseo de los peatones) y aquellos usuarios que habituales de otros medios de transporte público o coche privado.

“Este exceso de demanda tiene difícil arreglo, como ocurre en otras infraestructuras de transporte donde no se puede dimensionar la oferta para su demanda en horas pico. Además, en determinadas zonas es imposible seguir aumentando el número de atraques para bicicletas, bien porque al estar en el casco histórico (catalogado patrimonio de la humanidad por la Unesco en el año 1987) afectaría a la estética de la zona, bien porque el viario público es incapaz de soportar más atraques sin perjudicar la movilidad de los peatones”, señala el profesor. Por ello, estos investigadores apuestan, de la misma forma que lo hace la Universidad de Sevilla, por favorecer el empleo de la bicicleta en propiedad para los usuarios habituales.

La Universidad de Sevilla ha realizado importantes inversiones en parkings de bicicletas, con la construcción de más 2.400 plazas, de las que un 75% son en recintos cerrados y vigilados en los diferentes campus. Además, en otoño de 2010, se puso en marcha un agresivo programa de préstamo de bicicletas, tanto para estudiantes como para profesores y personal de administración. Así, en una primera fase de este programa, se sortearon 200 bicicletas plegables en régimen de préstamo.

¿Alguien puede odiar a la bicicleta?

Este grupo de expertos se consolida hoy día como uno de los equipo de trabajo de economía y gestión del transporte más competitivos a nivel nacional así ha publicado recientemente otro estudio en el que analiza las razones por las que los ciudadanos de Sevilla están a favor o en contra de la implantación del carril bici y cuál sería una política de transporte local óptima para fomentar el uso de la bicicleta. Demandando que la misma este por encima del debate político y se base en un modelo de planificación urbana más participativo de los agentes sociales y económicos de nuestra ciudad. Esta investigación ha sido publicada por la revista de referencia internacional Environmental Politics.

Bicicletas del futuro

Según los expertos las bicicletas con apoyo eléctrico ofrecen un gran horizonte de desarrollo futuro para el sector una vez la tecnología y el volumen de ventas, permita ofrecer precios más competitivos y diseños más atractivos. “El desarrollo de este tipo de bicicletas ofrece incluso importantes oportunidades industriales para regiones como Andalucía”, afirma Castillo. Con estas bicicletas se superan muchos de los obstáculos físicos que impiden la universalización de la bicicleta como medio de transporte económico y sostenible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios