INVESTIGAR EN GRANADA

La celiaquía, la gran olvidada

  • Un proyecto de investigación de María Teresa Nestares analiza la eficacia y la calidad nutritiva de los productos sin gluten en los niños celíacos · El objetivo es elaborar una dieta idónea y desarrollar productos específicos.

La investigadora María Teresa Nestares. 

Una experiencia personal hizo que María Teresa Nestares Pleguezuelo se planteara comenzar una línea de investigación sobre la celiaquía, una de las enfermedades con base genética más frecuente pero con un gran déficit de información por parte de la población. Doctora en Farmacia, miembro del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos José Mataix y profesora titular del Departamento de Fisiología de la Universidad de Granada, María Teresa Nestares vive en primera persona la enfermedad celíaca: “Cuando a dos de mis hijos le diagnosticaron la enfermedad me metí de lleno en el tema junto al pediatra que se la detectó. Y fue en ese momento cuando me di cuenta de todas las deficiencias que tiene este colectivo, que está abandonado y que se trata de un campo en el que hay muy poco hecho”.

Por ello, se puso manos a la obra y se le ha concedido una partida en torno a los 100.000 euros para desarrollar un proyecto de excelencia de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía. Estudio multidisciplinar del efecto de la dieta sin gluten en niños celíacos para el desarrollo de productos adaptados a sus requerimientos es el título de este proyecto en el que cuenta con un equipo integrado por los doctores del Departamento de Fisiología la Universidad de GranadaMagdalena López-Frías, Inmaculada López-Aliaga y María José Muñoz Alférez. Además, también participan los doctores José Maldonado Lozano, Julio Romero González y Miguel Ángel López Casado, pediatras del Hospital Universitario Materno Infantil Virgen de las Nieves de Granada.

Para la profesora de la Universidad de Granada, “lo primero que hay que hacer con estos niños es evaluar en qué situación se encuentran desde el punto de vista nutricional. El problema que nos encontramos es que una vez que le diagnostican la enfermedad, se le cita casi un año después y durante ese tiempo sospechamos que esos niños no se están nutriendo bien. Un vez que conozcamos los déficits que tienen, el objetivo es elaborar una dieta ajustada a ellos. Además, contaremos con una empresa con la idea de elaborar productos específicos con los requerimientos de los niños celíacos”.

La celiaquía es una enfermedad inflamatoria, autoinmune, que lesiona la mucosa de la porción superior del intestino delgado en personas genéticamente predispuestas para padecer la enfermedad como resultado de la ingesta de gluten, una proteína del trigo y otros cereales como el centeno y la cebada, dando lugar a un cuadro de mala absorción intestinal de los nutrientes de forma que los que lo padecen comen pero no se nutren. Esto favorece el padecimiento de anemia, fallo en el crecimiento, pérdida de masa ósea y desórdenes inmunitarios, entre otros problemas. Muchos estudios indican mayor incidencia de trastornos metabólicos y psiquiátricos, infertilidad, síntomas neurológicos y otras enfermedades de origen inmune (diabetes, tiroiditis…) e incluso cáncer.

Actualmente no tiene cura, “siendo el único tratamiento una dieta permanente pero el problema del gluten es que es la base de muchísimos productos y estos son muy caros”, señala la doctora en Farmacia. De hecho, como resalta, “la cesta de la compra la tienes que multiplicar por cuatro, por eso nos encontraremos desgraciadamente con niños cuyas familias no puedan mantener ese gasto por lo que habrá menores que no puedan llevar estrictamente el tratamiento y la dieta”. Un ejemplo en el que hay que mirarse es Inglaterra, donde estos productos se pueden comprar con una receta médica por que “en el fondo es una enfermedad, mientras que en nuestro país no hay ningún tipo de ayuda”, se lamenta María Teresa Nestares.

En cuanto al método de trabajo se hará con niños porque por su etapa de desarrollo son más susceptibles a las carencias. Así, como reconoce la promotora de este estudio, “trabajaremos con 300 niños celíacos de entre 1 y 14 años de edad que asistan a la consulta de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica de la Unidad de Gestión Clínica de Pediatría del Hospital Virgen de las Nieves de Granada, en donde se realizará la valoración clínica nutricional y antropométrica así como una encuesta sobre el seguimiento de la dieta sin gluten. Pero además, se analizarán 300 niños sanos para comparar unos con otros”.

En definitiva, el objetivo de este proyecto de investigación es estudiar el estado nutricional y el crecimiento de niños celíacos para valorar el impacto de la dieta sin gluten, así como la eficacia y contribución nutricional de los productos sin gluten y sus posibles deficiencias, para con esta base poder desarrollar productos mejorados desde el punto de vista nutricional.

Por último, María Teresa incide en que “para mí es una necesidad moral ya no solo porque me afecta personalmente sino por la poca defensa que tiene este núcleo de población. Y es que los productos de los celíacos no están metidos en las bases de datos de alimentos existentes. De ahí que una de las tareas que queremos llevar a cabo es incorporar este tipo de alimentos a esta red que no existe hasta el momento”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios