INVESTIGAR EN JAÉN

La ciencia también tira de microdonaciones

  • Un proyecto de la Universidad de Jaén sobre la influencia de la genética humana en la respuesta a vacunas frente al VIH es seleccionado para participar en un programa estatal de crowdfunding.

Antonio Caruz, investigador de la Universidad de Jaén.

La efectividad de la vacunas no siempre está estudiada a fondo. Hay trabajos que reflejan que, por ejemplo, las que recibimos siendo niños no hacen efecto a un diez por ciento de la población. Las que se están ensayando para prevenir del VIH tienen datos aún peores: reflejan que, en el global de sujetos estudiados, el resultado es que la vacuna no sirve de nada. Sin embargo, hay un rayo para la esperanza: si se clasifican los pacientes por su genética, "quizás haya algún subgrupo para el que la vacuna sí sea eficaz", cuenta Antonio Caruz, investigador de la universidad de Jaén.

Es precisamente el principal objetivo del proyecto sobre ‘Genética y vacunas contra el VIH’, que desarrolla el grupo de investigación de la Universidad de Jaén que dirige el doctor Antonio Caruz. Una iniciativa que ha sido seleccionada recientemente por la Federación Española de Ciencia y Tecnología (FECYT), dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad, para participar en el programa de crowdfunding denominado Precipita. A través de esta web, cualquier persona puede apoyar el proyecto dentro de un plazo que acaba a finales de octubre. "Es cierto que todavía en España no es muy habitual que la población apoye la investigación de esta forma, pero somos optimistas", subraya Caruz.

El total de financiación solicitada es de 25.000 euros, aunque el mínimo para que tenga éxito la campaña es de 2.500 euros. A través de Precipita y gracias al crowdfunding, el grupo de investigación de la UJA espera la participación directa de la sociedad en los proyectos de investigación y financiar la compra de material de laboratorio, el transporte de muestras y los estudios genéticos necesarios para realizar el proyecto.

Para realizar este proyecto, el grupo de investigación de la Universidad de Jaén dispone de muestras de ADN de 400 voluntarios vacunados, de los cuales parte de ellos se infectaron con el virus tras la vacunación. Analizando estas muestras, podrán determinar cómo afectan los factores genéticos a la infección por el VIH, la eficacia de la vacuna, así como también la evolución de la enfermedad.

A través de este proyecto se podría determinar si mutaciones en genes implicados en la inmunidad innata, determinan la probabilidad de infección por el VIH-1 después de la vacunación, debido a que hasta el momento se han desarrollado numerosas vacunas contra el VIH-1, pero la eficacia de las mismas ha sido muy reducida. Ello es debido a que la genética, además de influir en la susceptibilidad a desarrollar muchas enfermedades, condiciona la eficacia de los medicamentos y también de las vacunas.

Al año se producen unos 2.000 de nuevas infecciones por VIH en el mundo, especialmente en los países en vías de desarrollo. El extraordinario aumento del tratamiento antirretroviral ha reducido drásticamente las muertas debidas al SIDA en el último año. Sin embargo, todavía queda mucho que hacer para lograr su erradicación como epidemia, objetivo marcado por la Organización Mundial para la Salud para 2030. “Para lograrlo, además de los avances en el tratamiento es prioritario mejorar los mecanismos de prevención, donde la obtención de una vacuna eficaz es absolutamente esencial”, asegura Antonio Caruz, profesor del Departamento de Biología Experimental de la UJA, que añade: "con un tratamiento se puede vivir muchos años con esta enfermedad, pero lo más importante es la prevención. Si hubiera una vacuna, permitiría cortar de raíz cualquier nueva infección".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios