El clima enriquece la biodiversidad

  • Los veranos secos y calurosos del Mediterráneo obligan a las especies vegetales a desarrollar estrategias para soportar ambientes adversos

Huelva, Andalucía y la mayor parte de la península Ibérica es rica es especies. El secreto es el clima mediterráneo y su mayor peculiaridad: “el clima mediterráneo es de los pocos en los que coincide la etapa de mayor calor del año con la época más seca. Esto hace que las especies vegetales se sometan a un fuerte estrés de modo que esas especies buscan distintas estrategias para soportar ambientes tan adversos”, según indica Adolfo Muñoz. Estas circunstancias propician una mayor biodiversidad. Esto no es obstáculo, sin embargo, para que el paisaje original se haya modificado sustancialmente en el transcurso de la historia y solo “se pueden encontrar restos en las cumbres de las cordilleras de la península”. En el caso de Huelva, la sierra o el Andévalo vivieron la invasión del eucaliptus o el asentamiento del castaño y el pino, “cuando lo natural es el alcornoque y el roble melojo a más altitud”. En la costa es “verdad que el pino parece que siempre ha estado presente pero se ha extendido como especie principal a todos los medios cuando su hábitat preferente parecen ser las zonas húmedas de los sistemas dunares”. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios