Investigar en Sevilla

Hacia una conducción más eficiente, barata y sostenible

  • Investigadores de la Hispalense desarrollan un dispositivo para reducir el combustible y mejorar el mantenimiento de los autobuses urbanos.

Francisco José Jiménez-Espadafor, catedrático de Ingeniería Energética, en la ESI de la US. Francisco José Jiménez-Espadafor, catedrático de Ingeniería Energética, en la ESI de la US.

Francisco José Jiménez-Espadafor, catedrático de Ingeniería Energética, en la ESI de la US. / José Ángel García (Sevilla)

Investigadores de la Escuela Superior de Ingeniería de la Universidad de Sevilla (US) participan desde hace más de un año en un proyecto de I+D+i para el diseño de un sistema remoto para reducir el consumo de combustible, mejorar el mantenimiento predictivo y aumentar la disponibilidad de la flota de autobuses de la empresa municipal de Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam).

La entidad municipal cuenta con una flota de más de 370 vehículos, y la mayoría son propulsados por motores diésel y de gas. Estos vehículos recorrieron en 2016 más de 17 millones de kilómetros y transportaron más de 78 millones de pasajeros, según explican desde la empresa. Este elevado número de pasajeros y de kilómetros recorridos hacen que, a pesar de ser la velocidad comercial reducida -uno 13 kilómetros por hora-, las cifras de consumo de combustible anual sean muy elevadas y puedan llegar a alcanzar los 9 millones de euros.

Un parque tan numeroso y con un uso tan intensivo soporta un elevado número de averías, así como una degradación de las prestaciones, lo que requiere una solución que aumente la disponibilidad de los vehículos, según aclara Francisco José Jiménez-Espadafor, catedrático de Ingeniería Energética y coordinador del proyecto de investigación, denominado Predicbus.

Este proyecto comenzó en marzo de 2015 tras obtener una subvención de la Corporación Tecnológica Andaluza (CTA), y se realizó en colaboración con el grupo de investigación Máquinas y Motores Térmicos de la Escuela Superior de Ingeniería, tras la firma de un convenio entre Tussam y Aicia (Asociación de Investigación y Cooperación Industrial de Andalucía). El presupuesto total era de 510.000 euros. El 50% fue financiado por la CTA y el otro 50% por Tussam.

Durante el año y medio que duró el proyecto, los investigadores de la Hispalense diseñaron un sistema de transmisión de datos sobre el funcionamiento de los autobuses y sensores adicionales que permitiera establecer un sistema de mantenimiento predictivo del autobús y también una reducción del consumo de combustible.

El proyecto, que comenzó en marzo de 2015, tuvo un presupuesto de de 510.000 euros financiado por la CTA y Tussam

Según explica, Jiménez-Espadafor, este dispositivo se colocó en dos autobuses de la flota, uno diésel y otro de gas natural comprimido. A través de este dispositivo se obtiene información de los parámetros del vehículo en ruta sobre la conducción -velocidad, aceleración, frecuencia e intensidad de la frenada- y el estado del vehículo.

La información capturada por cada vehículo es transferida a un servidor central para su procesamiento. Esta transferencia de datos se realiza de manera autónoma. Una vez analizados estos datos, se determina la calidad de la conducción en cada trayecto y el consumo de combustible asociado. Además, se recibe información sobre cada uno de los subsistemas del vehículo, como el sistema de refrigeración, el motor, el sistema neumático, el sistema eléctrico o el aire acondicionado, entre otros aspectos. "Determinar cómo está el vehículo, qué se está degradando y predecir qué puede fallar, te permite hace una planificación de mantenimiento y aumentar la eficacia de los autobuses", señala el catedrático.

El proyecto ha cumplido los objetivos marcados, según aseguran desde el Ayuntamiento de Sevilla, y está prevista una ampliación en el convenio con Aicia para continuar con el proyecto durante el año 2017 "son coste adicional para Tussam" y la colocación de nuevos dispositivos en más vehículos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios