investigación

Acuerdo con ‘Aquatic BioTechnology’ para la explotación de un novedoso equipo oceanográfico

  • Este sistema, patentado por la UCA, tiene como objetivo optimizar la toma de muestras planctónicas a más de 4.000 metros de profundidad y ha sido vendido ya a países como Arabia Saudí y Francia

La botella oceanográfica Bottle Net permite lograr muestras a más 4.000 metros de profundidad La botella oceanográfica Bottle Net permite lograr muestras a más 4.000 metros de profundidad

La botella oceanográfica Bottle Net permite lograr muestras a más 4.000 metros de profundidad / Archivo (Cádiz)

La empresa Aquatic BioTechnology, con sede en la Bahía de Cádiz, y la Universidad de Cádiz han firmado un acuerdo de licencia para la explotación de un nuevo equipo, la botellaoceanográfica Bottle Net, que permite tomar muestras de plancton a más de 4.000 metros de profundidad. Este pionero sistema ahorra tiempo y dinero a los investigadores.

Este instrumento, patentado por la UCA con la ayuda de su Vicerrectorado de Transferencia e Innovación Tecnológica, ha sido ideado por el grupo de investigación del profesor Ignacio González Gordillo, adscrito al Instituto Universitario de Investigación Marina (INMAR) y al Campus de Excelencia Internacional del Mar (CEI.Mar). La patente consiste en un híbrido entre una botella oceanográfica y una red de plancton, de un nylon especial de 20 micras de poro, insertada dentro de la botella. Ha sido diseñada para que se pueda colocar en la clásica roseta oceanográfica y pueda utilizar los mismos mecanismos de cierre de las otras botellas. A medida que el conjunto se va desplazando en la columna de agua los organismos van entrando y quedándose retenidos en la red. Mecanismos para apertura y cierre accionados remotamente permiten tomar muestras en un intervalo determinado de la columna de agua, impidiendo la entrada de organismos de las capas más superficiales. De este modo, se pueden filtrar hasta 8.000 litros de agua en una sola maniobra, evitando la pérdida de tiempo y dinero.

La patente consiste en un híbrido entre la botella oceanográfica y una red de plancton. La patente consiste en un híbrido entre la botella oceanográfica y una red de plancton.

La patente consiste en un híbrido entre la botella oceanográfica y una red de plancton. / Archivo (Cádiz)

Este invento, que ya se ha utilizado en varias expediciones científicas en las que ha participado investigadores de la UCA, ayuda de forma importante a conocer la composición de las comunidades planctónicas del océano profundo (por debajo de los 1.000 metros de profundidad) y determinar relaciones tróficas existentes en los distintos océanos. “La idea surgió por la necesidad de obtener muestras del océano profundo, donde un importante grupo de microorganismos, a medio camino entre el zooplancton y las bacterias, resulta ser un compartimento clave de una red trófica paralela a la red clásica, en la que el fitoplancton es comido por el zooplancton, éste por pequeños peces, y estos a su vez por grandes predadores”, como explica el profesor Ignacio González. “Estos organismos son mayoritarios en el fondo oceánico, pero lo que hacen allí no se conoce suficientemente bien. No sabemos cuántos hay, cuál es la diversidad de esta comunidad o cómo es su metabolismo en estas zonas sin luz, escasas corrientes y bajas temperaturas. Por ello, nos interesa saber cuántas especies existen (su diversidad), identificar nuevos organismos, conocer de qué se alimentan y qué mecanismos emplean para respirar, puesto que el estudio de sus características metabólicas que podrían exhibir en estas aguas podrían suponer un avance en otros campos de investigación, como la genética”, señala. Gracias este equipo oceanográfico, se han descubierto recientemente células de fitoplancton vivas a 4.000 m. de profundidad, algo insólito si pensamos que estos organismos viven gracias a la actividad fotosintética. Este descubrimiento dio lugar a un artículo científico publicado en la prestigiosa revista Nature Communication.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios