INVESTIGAR EN MÁLAGA

La nanotecnología abre una vía a una quimioterapia menos agresiva

  • Científicos de Málaga y Granada desarrollan nanocápsulas capaces de seleccionar y liberar el medicamento en las células cancerosas, reduciendo en impacto sobre las sanas · La aplicación también frena la división celular de determinados tumores de mama muy agresivos· La investigación está en fase de laboratorio y a la espera de obtener fondos para iniciar la experimentación en animales.

Investigadores de Málaga y Granada han desarrollado un nuevo sistema para aplicar la medicación en determinados cánceres de mama minimizando los efectos secundarios de la quimioterapia y aumentando la eficacia de los fármacos. 

El método consiste en nanocápsulas que liberan el fármaco trastuzumab justo cuando llegan a las células cancerosas. En el tratamiento actual, la medicación que se introduce en la quimioterapia también impacta contra las células sanas durante su recorrido hasta llegar al tumor.

La investigación la desarrollan científicos del grupo de Física de Fluidos de Biocoloides y del Instituto de Biomedicina Regenerativa de la Universidad de Granada, junto al investigador José Manuel Peula García del Departamento de Física Aplicada II de la Universidad de Málaga.

Esta búsqueda de fórmulas a escala nanométrica para mejorar la eficacia de los fármacos y reducir los efectos secundarios de la quimioterapia en el cáncer de pecho comenzó en 2007. Desde entonces el equipo multidisciplinar ha desarrollado dos proyectos financiados por el Ministerio de Economía y Competitividad. El último concluyó en la primera semana de marzo con la lectura de la tesis doctoral que ha realizado sobre este asunto en la Universidad de Granada Paola Sánchez-Moreno.

Durante estos siete años de actividad científica se ha puesto a punto el método y se ha probado en el laboratorio. Ahora falta iniciar la experimentación en animales. A tal efecto en diciembre se volvió a solicitar un proyecto del plan nacional de I+D+I que permitiría probar si los resultados obtenidos en el laboratorio también se consiguen sobre un ser vivo. Sólo entonces podrá iniciarse la investigación en humanos, aclara José Manuel Peula para subrayar que esta solución todavía no está al alcance de los enfermos.

La nanocapsula ideada por los investigadores de Málaga y Granada contiene aceite de oliva en el que se diluye el fármaco trastuzumab, que la empresa Roche distribuye bajo la marca Herceptín. Uno de los aspectos más relevantes de la investigación ha sido conseguir que la cobertura de las nanocapsulas incorpore un anticuerpo que identifica la molécula HER2, encargada de enviar las señales al núcleo de la célula cancerosa para que se reproduzca más rápidamente en determinados tumores de mama muy agresivos. Además, la superficie está recubierta de pequeños hilos o pelos que protegen a la nanocápsula de los ataques del sistema inmunológico durante el viaje hasta la célula dañada, tal y como José María Peula señala en la imagen superior.

Esta innovación tiene dos bondades: por un lado el anticuerpo ancla la nanocápsula a la célula cancerosa liberando el medicamento justo en ese momento. Por eso es más eficiente, afecta a menos células sanas, permite reducir la dosis de fármaco hasta cinco veces y, en consecuencia, la quimioterapia genera menos efectos secundarios. La segunda ventaja reside en que el anticuerpo una vez que se fija sobre la célula enferma interfiere en las señales que la molécula HER2 envía al núcleo para acelerar la división celular, frenando de esa forma la agresividad del tumor.

Los resultados de la investigación se publicaron en la edición de octubre de la revista Biomacromolecules que edita la Sociedad Americana de Química.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios