INVESTIGAR EN HUELVA

¿Son más obesos los escolares que comen en casa?

  • Un estudio en el Bajo Guadiana recoge que la tasa de sobrepeso infantil en los municipios españoles dobla la de los pueblos portugueses · La diferencia reside en que el 77% de los niños lusos almuerza en el colegio, mientras que 70% de los niños onubenses lo hace con la familia

Las investigaciones científicas ratifican que la obesidad y el sobrepeso son un problema notable en la infancia española. La Universidad de Huelva ha realizado un estudio en el que han intervenido 2.281 niños de seis a 10 años de edad del entorno del Guadiana. Bajo el título Actividad física, obesidad, alimentación e imagen corporal, se describe un panorama que, además, incluye un ingrediente comparativo pues se cuenta con la población infantil de varios municipios de la orilla portuguesa.

El estudio ha sido coordinado por Pedro Sáenz y ha contado con fondos de la Unión Europea. Una de las características más interesantes del análisis realizado es que se ha efectuado una cobertura, prácticamente total, de la población infantil, de 6 a 10 años, de los términos municipales –doce- incluidos en el estudio y que se encuentran en el Bajo Guadiana.

Pedro Sáenz resalta en la necesidad de”investigar sobre cuatro tópicos y revelar hábitos que cobran más relevancia por las características del estudio realizado”. Hay que tener en cuenta que el análisis se ha efectuado en un ámbito rural donde se supone que la actividad física es más fácil para los niños.

Las cifras señalan que la obesidad afecta al 15,7% de la orilla onubense incluida en el estudio; en la zona portuguesa el porcentaje baja al 6,9%, es decir, se queda en menos de la mitad. Aquí hay que tener en cuenta una variable: el 60% de los niños lusos ingiere una dieta mediterránea óptima; esta variable baja al 54% en el caso español.

El tema de la alimentación refleja, en el estudio, una conclusión realmente preocupante: los mejores resultados portugueses responden a que los niños comen más en los centros escolares que en sus hogares. Allí cuentan con el programa Escuela Activa. Eso ha propiciado que el 77% de los escolares almuerce en el colegio, gracias a las ayudas que reciben las familias y a un menor paréntesis en el horario lectivo. En el caso de los municipios onubenses estudiados, solo del 29,3% de los niños come en sus centros docentes. La preocupación que este dato levanta no reside en el hecho, obviamente, de que los pequeños almuercen en sus casas sino que las dietas son más saludables en los colegios que en los hogares. Este dato debe hacer reflexionar a las familias.

A los datos sobre la alimentación se suman los de la actividad física (AF) que no hacen sino aumentar las diferencias en lo que se refiere a los hábitos que se asumen. El nivel de mal hábito en AF, en los niños portugueses, alcanza al 36%. En el caso español, el porcentaje sube hasta el 43,2%. Sin embargo, en ambos casos, los dos países se quedan muy por debajo de la media de una hora diaria de ejercicio, que indica la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la población infantil.

El estudio coordinado por el profesor Pedro Sáenz también incluye la relación del menor con la televisión y, por ende, con otros equipos electrónicos como la videoconsola o el ordenador. En este sentido, el 67,3% de los niños de ambos países tiene en su dormitorio alguno de estos dispositivos tecnológicos. La relación de la televisión con el almuerzo señala que, en el caso español, el 78% ve la tele mientras come; esa misma costumbre la tiene el 70% de los chavales lusos.

Todos estos datos están directamente relacionados con la falta de actividad física, la mala alimentación, la ausencia de descanso y el sedentarismo, lo que supone un conglomerado apto para la aparición de la obesidad infantil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios