Investigar en Córdoba

Un software para seguir el ciclo del agua y su gestión integrada

  • La Universidad de Córdoba utiliza un sistema para estudiar los procesos hidrológicos que genera mayor o menor cantidad de recursos hídricos potenciales

Miembros del equipo investigador Miembros del equipo investigador

Miembros del equipo investigador

Hidrodem-WiMMed es un software para la generación de información hidrológica, maquetas topográficas y otros materiales que faciliten la comprensión de los procesos hidrológicos. Quienes utilizan este sistema son miembros del grupo de investigación de Dinámica Fluvial e Hidrología, que coordina la catedrática de Ingeniería Hidráulica de la Universidad de Córdoba (UCO), María José Polo. El grupo estudia los procesos hidrológicos que generan mayor o menor cantidad de recursos hídricos potenciales.

Para entender cómo se ha desarrollado esta iniciativa hay que retroceder hasta 2010, cuando este grupo desarrolló la versión de usuario del modelo hidrológico WiMMed (WaterIntegrated Management in MediterraneanWatersheds), que es “un programa que reproduce la respuesta hidrológica de una cuenca, y hace los cálculos base para simular otros procesos, como la erosión y el transporte de sedimentos, o la evolución de la calidad del agua”, anota Polo. WiMMed es uno de los productos del denominado Proyecto Guadalfeo, 2002-2007, que fue financiado por la entonces denominada Agencia Andaluza del Agua, coordinado por el profesor de la Universidad de Granada Miguel Ángel Losada y con participación de la UCO en toda la línea hidrológica. Polo anota que el WiMMed partió con la idea de incorporar en una formulación técnica el conocimiento científico hasta la fecha, incluyendo para ello los resultados específicos de cuatro tesis doctorales, y diversos trabajos fin de máster, dirigidos en el marco de dicho proyecto por ambos docentes. Desde entonces, continua, se incorporaron nuevos doctores y surgió el citado grupo, que ha actualizado las versiones del modelo incluyendo nuevos resultados de investigación pero haciéndolo accesible asimismo para su uso técnico y de apoyo a la gestión. En la actualidad, este equipo parte del Instituto Interuniversitario de Investigación del Sistema Tierra en Andalucía, “un marco intradisciplinar en el que colaboramos diversos grupos de investigación”, destaca.

Polo señala que el citado modelo incluye diversos módulos que facilitan que los cálculos hidrológicos se realicen, por una parte, a través de ecuaciones con la mayor base física posible y, por otra, sobre un sistema de información geográfica. “Lo primero permite poder aplicar el modelo para aproximaciones iniciales en caso de falta de información inicial con detalle y en zonas con procesos complejos, como es el caso de la cuenca del río Guadalfeo, en la vertiente sur de Sierra Nevada, donde la dinámica de la nieve en entornos de alta montaña mediterránea no puede reproducirse con suficiente precisión si la variabilidad climática es elevada”, explica. El segundo aspecto, anota, “permite estudiar cuencas de gran heterogeneidad espacial, con topografía abrupta y diversidad de usos del suelo y entornos climáticos, así como facilita la incorporación de información procedente de sensores remotos que nos ayuda a caracterizar la vegetación y su evolución a lo largo del año, las propiedades del terreno como el albedo, la cobertura de la nieve o la humedad del suelo”.

De todos esos módulos, destaca MeteoMap, “un software de interpolación espacial de variables meteorológicas especialmente orientado a entornos de alta variabilidad espacial; HidroDEM, un software que genera la forma de la red fluvial, y sus características topográficas, a partir del mapa de elevaciones de la cuenca (modelo digital de elevaciones); y SnowMED, un software de simulación hidrológica de zonas de alta montaña con presencia de nieve, que permite reproducir la evolución de la capa de nieve, su fusión y su interacción con el terreno y la vegetación”, especifica.

La filosofía del modelo, afirma, “es acercar el avance del conocimiento científico a la escala de usuario técnico y de gestión”. Para eso, el equipo de Polo genera aplicaciones llave en mano configuradas para el caso práctico al que se aplica, como puede ser la simulación de caudal fluvial asociado a la fusión de la nieve en los cauces de montaña con generación hidroeléctrica, las aportaciones estacionales y anuales que se realizan a los embalses, el régimen de caudal ecológico que debe garantizarse aguas abajo de las presas, la entrada de sedimentos o las aportaciones de herbicidas a embalses desde zonas agrícolas, o la evolución de la humedad del suelo en el balance de agua para la vegetación.

Y todo esto lo pueden hacer tras la obtención de sucesivos proyectos competitivos que el grupo ha conseguido hasta ahora, tanto del Plan Estatal de Investigación y otros organismos públicos nacionales, como de convocatorias europeas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios