Un universo de posibilidades

Hay más de 200.000 especies de microalgas pero sólo el 17% son conocidas. Las microalgas son organismos unicelulares con ciclos de vida muy cortos lo que implica procesos reproductivos muy rápidos. Esta circunstancia, junto con la elevada capacidad de adaptación al medio y su composición bioquímica las han convertido en instrumentos muy valiosos en la investigación para la obtención de distintos productos de interés. Son mucho más maleables que organismos más complejos y su corto ciclo de vida permite obtener elevadas productividades.

El trabajo en microalgas en la Universidad de Huelva tiene un nombre propio: Carlos Vílchez, director científico del Grupo Biotecnología de algas de la Onubense. Este equipo participa en  un proyecto liderado por el centro de investigación de Cepsa y en el que colabora también la empresa onubense Bio-Oils, y en otra iniciciativa que, junto a la empresa Fertiberia, busca la aplicación de fertilizantes a la producción de microalgas. Además, lidera otras líneas de investigación relacionadas con los campos de la cosmética y la farmacia. De hecho, la investigadora Cuaresma Franco recuerda que “actualmente se pueden encontrar en el mercado formulaciones a base de luteína, molécula antioxidante que ayuda a prevenir la degeneración macular y que se encuentra presente en muchas microalgas en concentraciones incluso superiores a las que se dan en la planta de la cual se obtiene hoy día”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios