Barrientos llevará el realismo mágico a su restaurante "fugaz" de Madrid

  • El chef colombiano establece su cocina de fantasía en España.

El chef Juan Manuel Barrientos. El chef Juan Manuel Barrientos.

El chef Juan Manuel Barrientos. / efe

Un homenaje al realismo mágico y pura improvisación con ingredientes mediterráneos son las apuestas que el chef colombiano Juan Manuel Barrientos va a proponer en el restaurante fugaz (pop-up) que abrirá en Madrid por cinco días, con el sueño de establecer su cocina de fantasía en España en el futuro.

Discípulo del maestro cocinero vasco Juan Mari Arzak y propietario de los restaurantes "El Cielo", Barrientos dijo a Efe en Miami que su proyecto de restaurante temporal en el hotel NH Collection Eurobuilding de Madrid le servirá para testar el paladar español ante un posible desembarco en la península Ibérica.

El chef que puso a trabajar a soldados heridos de guerra colombianos junto a guerrilleros de las FARC y que así cocina "por la paz en Colombia" quiere compartir también ese mensaje de paz en Madrid.

"Queremos ir, mirar y compartir nuestro trabajo con la gente y, si les gusta, bienvenido sea ir a Madrid a abrir un 'Cielo' allí", afirmó Barrientos, de 33 años.

España es la meca y la cuna de la cocina de un chef que pondrá toda su concentración para satisfacer al "exigente" público de Madrid del 28 de febrero al 4 de marzo con una selección de sus mejores creaciones de los últimos diez años.

Ya hay muchos comensales con entrada comprada para probar cuatro de los platos "icónicos" de la carrera de Barrientos, entre los que destaca su homenaje a la novela "100 años de soledad" de Gabriel García Márquez.

Las "colitas de cerdo" típicas de uno de los protagonistas de la novela José Arcadio Buendía y alimentos como el ñame están presentes en "De mariposas amarillas", inspirado en el libro del nobel de Literatura colombiano.

Barrientos adaptará su filosofía inspirada por el realismo mágico al concepto de restaurante "pop-up" en el Eurobuilding con un menú degustación en el que también tiene pensado incluir materia prima española.

Además inaugurará "In Residence: Colombia", una cita dedicada a la comida del país sudamericano a la que también acudirán otros cocineros colombianos: Leonor Espinosa, Harry Sasson y Jorge y Mark Rausch.

Al llegar a Madrid, unos días antes de abrir las puertas de su instalación temporal, el reconocido chef quiere irse al mercado y buscar "los mejores ingredientes" para improvisar después dos platos especiales y únicos.

Aunque aún no sabe qué se encontrará, Barrientos dijo que la clave serán los productos del mar.

"El Mediterráneo es una fuente inagotable de productos de mar increíbles y va a ser por ahí lo que nos inspire a crear esos nuevos platos", afirmó.

Barrientos, que aprendió el oficio en Argentina y España bajo las enseñanzas del argentino-japonés Iwao Komiyama y el español Juan Mari Arzak, ideó su primer "El Cielo" cuando apenas tenía 23 años.

A ese restaurante de Medellín le siguieron los de Bogotá y Miami, lugares en los que el cocinero amplió sus horizontes pero con ganas de más.

Barrientos, uno de los chefs de la generación "millenial", es un fenómeno culinario de las redes sociales, con casi 450.000 seguidores en Instagram.

El colombiano pone parte de sus esfuerzos en mostrarle a la gente la realidad actual de Colombia y por eso se involucró en el delicado proceso de paz del Estado con la guerrilla de las FARC.

Barrientos ofreció prácticas de cocina a soldados heridos en combate y a exguerrilleros. A través de la cocina, organiza sesiones de perdón y reconciliación.

"Cocinar la paz de Colombia" es su objetivo principal, apuntó un profesional que dedica el 30 % de los beneficios anuales a su Fundación El Cielo para trabajar "en pro de lo social".

Para él, es el momento más importante de la historia de Colombia porque sus compatriotas ganaron por fin una guerra que se llevó a muchos colombianos.

Aunque no se lleva a los exguerrilleros ni a los soldados para su proyecto de Madrid, el Juanma Barrientos más filántropo recalcó que "vale la pena" concienciar a los españoles de la labor que desarrolla su fundación, encabezada por él y por su familia.

Cuando se ponga su chaquetilla blanca en Madrid, aplicará lo mismo que ha hecho hasta ahora detrás de los fogones: una cocina "sin límites para experimentar y crear".

Juan Manuel Barrientos dijo que sueña con trasladar las infinitas posibilidades de la cocina por el mundo y llevar "El Cielo" a muchas partes. Él ya llegó allí hace mucho tiempo, sentenció.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios