Curiosity

"Hacer la puñeta" y "hacer puñetas". Cuestión plural

  • Una aclaración al origen y significado de estas expresiones.

"Hacer la puñeta" y "hacer puñetas". Cuestión plural "Hacer la puñeta" y "hacer puñetas". Cuestión plural

"Hacer la puñeta" y "hacer puñetas". Cuestión plural

Comentarios 1

De la exclamación "puñeta" se pasó al calificativo de "puñetero": mala persona y con mala idea, si no hay ánimo admirativo en la pronunciación. Lo despectivo de "hacer la puñeta" proviene de la calle, de la temible reacción a los jueces más rectos o caprichosos. Los magistrados de siglos atrás, que no tenían por qué atenerse a los voluminosos códigos, o porque simplemente no tenían aprendidas todas las leyes y sus aplicaciones, gozaban de la libertad de pronunciar sentencias a su buen criterio, normalmente con las sanciones contra vulgares rateros y proscritos. Imagínense esos juzgados de municipios apartados en pleno siglo XVI o XVII. El juez aplicaba la ley y su castigo a ojo de buen cubero. Es decir, "hacía la puñeta", una determinación normalmente pronunciada levantando el mazo y mostrando ante el reo la vestimenta, con el encaje de los puños de la toga bien a la vista. 

Acogerse a que un juez nos "hiciera la puñeta" tenía sus riesgos, porque por un delito mínimo, y según la personalidad o el momento del magistrado, se podían arrojar sentencias realmente exageradas frente a lo que podían sufrir otros malhechores más afortunados o protegidos. Esa exposición al albedrío de un juez era el máximo temor de un delincuente si se ponía a reflexionar sobre su modo de vida. De ahí el miedo a que a alguien "se le haga la puñeta".

Un término diferente es "hacer puñetas". En nuestro castellano no tiene ningún significado sexual. La expresión procede de esos laboriosos encajes de los jueces requerían una mano de obra con tiempo y dedicación. Las puñetas de las togas fueron elaboradas en las cárceles, encargadas durante siglos a las presas, hacinadas y explotadas, que así sufrían su castigo de trabajos forzados, ya que no estaban en condiciones de emular a los reos masculinos, que en su caso sufrían la pena a galeras. Eso de “hacer puñetas” es irse a hacer algo sin rechistar y bien lejos. Mandar a alguien a que se entretenga en un lugar donde no le veamos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios