Isabel Pantoja busca un nuevo dueño para su finca Cantora

  • La tonadillera se ha mudado a Madrid y necesita liquidar sus deudas con la justicia.

  • El precio del inmueble asciende a 7 millones de euros.

Desde su visita a El Hormiguero, Isabel Pantoja se ha convertido en el tema de conversación de la semana, ya no sólo por sus jugosas declaraciones (ampliamente esperadas) sino por la reacción que éstas han provocado en más de un personaje público, desde Francisco Rivera hasta Jorge Javier Vázquez, por poner algún ejemplo.

Ahora es la noticia que adelanta Diez Minutos la que vuelve a colocar a la tonadillera en el centro de todas las miradas. La revista asegura que Isabel ha puesto a la venta Cantora, la finca gaditana que heredó de Paquirri, un cortijo del que la cantante apenas ha salido desde que abandonó la prisión en marzo del pasado año y en el que vive junto a su madre y su hermano Agustín. La puesta en el mercado de esta finca de más de 370 hectáreas no se ha publicitado en ningún portal inmobiliario, sino que se ha puesto en venta a través del boca a boca, según la publicación. Lo que tiene claro Isabel Pantoja es que no quiere venderla a cualquier precio y por eso pide nada menos que siete millones de euros, una cifra que estaría muy por encima de los 4,4 millones en los que fue tasada hace ahora dos años.

Cantora pertenece en un 53% a Isabel Pantoja y en un 47% a su hijo Kiko, y ha sido siempre uno de los bienes más preciados de la familia, aunque en más de una ocasión ha tenido embargos preventivos por parte de Hacienda.

Tras la muerte de Paquirri, Isabel se llevó muchos años sin pisar este cortijo gaditano, que le traía demasiados recuerdos de su vida con el torero, aunque desde principios de los 90 y hasta ahora era una de las viviendas habituales de la cantante. Ahora quiere deshacerse de ella no sólo para obtener liquidez sino sobre todo para iniciar una nueva vida en Madrid alejada de su pasado. La cantante ha alquilado un piso en las inmediaciones del parque del Retiro, al que pretende mudarse en breve en compañía de su madre y otros miembros de su familia.

La tonadillera tiene un piso de su propiedad en el céntrico barrio de Chueca, un inmueble que le dejó como herencia su amigo Juan Gabriel, pero del que aún no puede disponer porque aún tiene pendiente una parte del crédito hipotecario.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios