Life style

Te llevo al huerto

  • Plantar y cosechar nuestras propias hortalizas y plantas aromáticas no sólo tiene múltiples beneficios para el cuerpo y la mente, además es una práctica muy 'chic'.

huerto ecológico huerto ecológico

huerto ecológico

Te llevo al huerto ya no es sólo una expresión con connotaciones ocioso–sexuales también puede ser muy chic, estilosa y estar a la última. Hablamos, en este caso, de los huertos ecológicos. Este último fin de semana de agosto puede ser un momento ideal para planificar y dar los primeros pasos en el que será nuestro propio huerto urbano, el que, aunque no lo creamos, será como un bebé al que veremos crecer durante los siguientes meses y que nos llenará de orgullo, además de nuestra nevera con productos frescos y más saludables para toda nuestra familia.

Tener un huerto ecológico en casa, ya sea en una mesa de cultivo o en macetas, tiene innumerables beneficios físicos y cognitivos. Nos ayuda a practicar deporte de una forma moderada y a mantenernos activos de cuerpo y mente, ya que nos enseña a ser más ordenados y observadores. También es bueno para la vida familiar y en pareja; está demostrado que afecta, y de forma muy positiva, ¡al sexo! Es, en definitiva, calidad de vida.

Para el cuerpo

Te ayuda a estar en forma. Está claro que como una sesión de cardio o pesas no es y ni mucho menos consume tantas calorías, pero plantar, regar, mover cajas o macetas sí puede ayudarnos a tonificar un poco nuestro cuerpo, pero sobre todo a mejorar el sistema circulatorio y respiratorio. Como el yoga, también acaba influyendo en una mejora de la concentración y haciendo posible una profunda interconexión entre la mente y el cuerpo.

Al aire libre

Conociendo la climatología. Para que nuestras verduras sean una realidad no nos quedará más remedio que tener en cuenta los factores externos. Nos ayuda a disfrutar de la naturaleza y a estar relajados y alegres. Aire fresco contra ofuscamientos, no hay nada más eficaz.

Para la mente

Seamos responsables. Cultivar hortalizas y plantas aromáticas que luego serán utilizadas en nuestra cocina y con múltiples beneficios para la salud de nuestra familia es muy gratificante. Nuestro frigorífico se llenará de alimentos ecológicos y frescos mientras nos volvemos más cuidadosos.

Refuerzo para la pareja

De la tierra a la cama. Sí, está demostrado que plantar nuestro propio huerto ecológico influye beneficiosamente en la calidad del sexo conyugal. La actividad física, aun moderada, activa los niveles de hormonas vinculadas con la felicidad, el placer y la sexualidad. El trabajo en equipo ayuda a endulzar las tensiones propias de la convivencia y los buenos resultados a fortalecer los lazos afectivos. Hay que hacer menos compra y con mejor economía todos reímos más. Por si fuera poco, comer sano mejora la fertilidad.

Algo de postureo

Seamos egoístas. Ya ni hablar de la satisfacción de ver una semilla que acaba alimentando nuestro estómago y, por qué, nuestro ego (el bueno).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios