Delfines morados para despedir a un creador

  • El Museo del Traje abre sus puertas al diseñador David Delfín por última vez, y el mundo de la cultura y la moda acuden a decirle adiós

La pasarela de David Delfín se tiñó muchas veces de negro para protestar por las injusticias y ahora han sido los suyos los que han empleado este color para protestar por una muerte que consideran demasiado prematura. El diseñador malagueño falleció el sábado en su casa madrileña a los 46 años, después de llevar algo más de un año peleando contra un tumor cerebral al que parecía que le estaba ganando pequeñas batallas pero que al final ha terminado ganándole la partida más pronto de lo que todos esperaban.Con globos de delfines y una foto del diseñador se daba la bienvenida a los amigos y familiares del malagueño en el Museo del Traje, ese escenario que sirvió en muchas ocasiones de trampolín para dar a conocer sus rompedores diseños y que ahora ha querido ser el punto de partida en su último viaje.

Hasta este museo madrileño se acercaron ayer numerosos rostros conocidos del mundo de la moda, la cultura e incluso la política para arropar a los familiares del diseñador y dar un abrazo a Pablo Sáez, el fotógrafo gallego que compartía su vida con Delfín desde 2015, y que acudió al velatorio con una sorprendente entereza.

Sus compañeros de profesión, entre los que se encontraban Modesto y Lomba, Elena Benarroch, María Escoté o Ion Fiz, entre otros, lo recordaron como un adelantado a su tiempo y, sobre todo, como una gran persona, mientras que desde su grupo de amigos íntimos, donde tenían un sitio privilegiado Pelayo Díaz o Rossy de Palma, mostraron su impotencia por esta pérdida. Por el Museo del Traje pasaron también numerosos rostros conocidos del mundo del cine, como Oscar Jaenada, Martiño Rivas, Paco León, Hiba Abouk o Pepón Nieto, entre otros.

Se echaron de menos algunos de los más íntimos amigos del creador, como Alaska, Mario Vaquerizo o Bibiana Fernández, que no pudieron asistir por encontrarse trabajando fuera de Madrid. Los que sí acudieron fueron los familiares de Bimba Bosé, la musa y mejor amiga del diseñador, fallecida hace sólo cinco meses también como consecuencia de un cáncer. Tanto su viudo, Charlie Centa, como miembros de la familia Postigo volvieron a dejar patente la amistad que tebían ambas familias.

Fueron muchos los famosos que se despidieron de David Delfín desde las redes sociales, aunque seguramente uno de los mensajes que más llamó la atención fue el de Miguel Bosé, que le dedicó unas palabras muy parecidas a las que le escribió a su sobrina Bimba. "Adiós mi amigo, mi compañero, mi hermano, mi inspiración. Adiós David, adiós mi delfín. Dale un beso muy grande a Bimba cuando la veas".

Los restos mortales del diseñador rondeño fueron trasladados ayer a primera hora de la tarde hasta Marbella, donde hoy será incinerado después la misa que tendrá lugar a las cinco de la tarde en la Iglesia de la Encarnación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios