Life style

La toma de granada: antioxidantes y vitaminas en cinco claves

  • Esta fruta madura en Andalucía entre octubre y noviembre y ahora se encuentran los mejores ejemplares en el mercado.

Granada. Granada.

Granada. / M. G.

La granada es una fruta tan arraigada a Andalucía que, incluso, da nombre a una de nuestras provincias y capitales más bellas. Suele madurar en nuestra tierra de octubre a noviembre que es cuando podemos encontrar los mejores ejemplares de esta fruta tan sabrosa y saludable, aunque en esta cuenta atrás hacia el invierno encontramos ejemplares excelentes en los mercados.

Nos regala defensas. De cara al invierno, la granada es una buena aliada para aumentar nuestras defensas frente a distintos virus. Además, esta fruta se caracteriza por su altísimo contenido en antioxidantes.

Aliada del aparato digestivo. Los beneficios que aporta la granada a nuestra salud no acaban aquí. Los taninos que contiene esta fruta le confieren la propiedad astringente y antiinflamatoria de las mucosas del tracto digestivo. Por eso, la granada está indicada en casos de diarreas infecciosas, cólicos intestinales, exceso de gases y afecciones estomacales. Las propiedades antisépticas y antiinflamatorias de la granada también se deben a sus pigmentos naturales, además de ácidos, como el málico o el oxálico.

Protectora celular. Entre sus popiedad destaca también el ácido cítrico, que potencia la acción de la vitamina C favoreciendo la eliminación de ácido úrico y sus sales a través de la orina, por lo que el consumo de granada es muy adecuado en casos de gota y cólicos nefríticos por sales de ácido úrico. Además, la granada es rica en flavonoides, que dan su color rojizo a esta fruta y que tienen la capacidad de captar radicales libres y poder reducir así el riesgo de sufrir enfermedades degenerativas, cardiovasculares y algunos tipos de cáncer. Asimismo, por su elevado contenido en potasio y bajo en sodio, la granada resulta muy recomendable para personas que sufren hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón, como el colesterol

Hipocalórica. A los beneficios hay que sumar que es una fuente de nutrientes con pocas calorías. Sólo aporta 60 kilocalorías por cada100 gramos.

Y es fácil de comer, aunque no lo parezca. Muchas personas no consumen granadas porque les resulta difícil pelarlas. Un truco muy sencillo para solucionarlo: se trata de partir la granada por la mitad, apretar un poco para que se aflojen los granos, y sobre un plato, con el corte hacia abajo, se golpea esta mitad en la piel con el fondo de una cuchara grande (o similar) mientras se le va dando vueltas con la mano. Los granos de la granada son muy sabrosos, por lo que se pueden tomar simplemente con una cuchara. No obstante, existen muchas combinaciones posibles para añadir esta fruta tan saludable a nuestros platos. Por ejemplo, se puede incluir en ensaladas o macedonias, además podemos hacer exquisitos zumos con ella.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios