mabel lozano. cineasta

"Mis trabajos no llegan al gran público porque tocan las narices"

  • Recibe otro premio por ser altavoz en la lucha contra la trata de mujeres: "Nadie piensa que la mujer no nace puta ni esclava"

Mabel Lozano lleva 12 años tras las cámaras como cineasta. Mabel Lozano lleva 12 años tras las cámaras como cineasta.

Mabel Lozano lleva 12 años tras las cámaras como cineasta. / M.L.

Cuando dicen de ella que es "modelo y actriz" le entra la risa. Lo ve demasiado lejano. La Mabel que nos dibujó una sonrisa en Los ladrones van a la oficina hace más de una década que se puso detrás de las cámaras. Hoy sus películas son el mejor altavoz para luchar contra la trata de mujeres.

-Vuelven a reconocer su trabajo con un premio. Esta vez le nombran "Optimista comprometida".

-Es un premio con nombre y apellido y me parece precioso. El optimismo ha marcado el rumbo de mi vida y, de no ser por él, estoy segura que ahora seguiría en mi pequeño pueblo de Toledo.

-Está claro que su siembra está consiguiendo resultados porque ha llegado a estar nominada a los Goya por este trabajo comprometido.

-No lo hago para que me premien. Mis trabajos no son comerciales y tienen ventanas limitadas al gran público porque suelen tocar las narices. Es cierto que llevo 12 años sembrando, pero no sólo hablando de trata de mujeres, sino de otros temas que vulneran los derechos humanos por el mero hecho de nacer mujer. Hoy la prostitución se ha normalizado, pero nadie piensa que las mujeres no nacemos ni putas ni esclavas.

-En su caso el cine es sólo una herramienta para elevar la voz.

-Así es. Quiero sensibilizar y poner mi granito de arena, pero desde la coherencia y sin hacer pornografía del sufrimiento humano. Quiero sólo que se devuelva la dignidad a quienes se la han robado. Los premios siempre motivan, pero también te acojonas, porque te hacen comprometerte más y tomártelo más en serio, sin importarte las piedras que encuentras por el camino. Me premian a mí, pero las historias que cuento son en primera persona. Las protagonistas son mujeres que, a pesar del miedo, los estigmas o las amenazas, quieren dar la cara.Estoy convencida de que son ellas las que tendrían que cosechar estos premios. Yo sólo pongo voz a su silencio para denunciar su exclusión social y legal. Piso por la senda que ellas han caminado antes con sus pies desnudos.

-Y, por lo que parece, le queda cuerda para rato porque proyectos para continuar no le faltan...

-Estoy terminando un libro sobre la trata de mujeres para la editorial Al Revés y, hace sólo unos días, he finalizado de rodar la campaña para la asociación APRAMP. En septiembre saldrá un videojuego en 3D con una APP sobre la trata, que lo que persigue es que los jóvenes se informen jugando sobre este tema. Ellos desconocen que en España hay esclavas y que están delante de ellos.

-Usted es madre de dos adolescentes ¿cómo reaccionan ellos ante este tipo de asuntos?

-Después de dar charlas en más de 100 institutos me ha dado cuenta que en las casas no se habla de sexualidad.En mi caso yo he ido sembrando desde que mis hijos eran pequeños, por eso ahora no son ajenos a estos problemas. Ellos decidirán el momento de su compromiso.

-¿Cuándo se dio cuenta de que tenía que su cámara tenía que poner la lupa a estos problemas?

-Hace 12 años. El día que conocí a una prostituta llamada Irina leyendo el manifiesto contra la violencia de género en la Puerta del Sol. Intento poner mi granito de arena como cineasta y como activista, porque no me olvido de mi compromiso cuando estoy rodando otros asuntos que no están relacionados con la trata.

-La revista que le acaba de premiar se llama 'Anoche tuve un sueño'. ¿Cuál es el sueño de Mabel Lozano?

-He sido soñadora toda mi vida y, gracias a ello, pude dejar atrás mi pueblo y convertirme en cineasta, una profesión que nadie pensó sería un trabajo de mujeres.

-Normalmente los famosos que se comprometen con una causa lo hacen como imagen de una ONG pero en su caso se tiró sola a la piscina.

-Convencí a cuatro amigos para que me prestaran dinero y poder contar la vida de Irina. No tengo paraguas por encima y por eso tengo toda la libertad del mundo.

-¿Y ha convencido a algún famoso para que alce la voz con usted?

-Estoy muy orgullosa de la campaña que hicimos en Mediaset 'Contra la trata no hay trato'. Marta Robles, por ejemplo, está también colaborando con APRAMP. Entre todos hemos conseguido que la gente vea que hay esclavas delante de sus narices. Y no sólo no hacemos nada, sino que nos convertimos en cómplices comprando sus servicios. Mi labor en este tema es hacer de martillo pilón para despertar conciencias y empezar a cambiar la percepción que muchos siguen teniendo de la trata de mujeres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios